¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

viernes, 25 de enero de 2013

Cacerola turquesa


Este es mi intento de emular un interesante plato de un restaurante turco de mi Orihuela. Lo he hecho conforme a lo que mis ojos y mi paladar recuerdan. En algunas tiendas se puede encontrar carne de kebab, pero yo he utilizado unas albondiguillas. Lo que tengáis a mano vale, incluso frijoles en lugar de carne, si preferís la versión vegetariana. Para unos 6 comensales:

  • 1/2 repollo
  • 400-600g de arroz
  • 500g de carne laminada o a trocitos
  • 1kg de salsa de tomate con pimienta de cayena, si somos de picante.
  • 500g de yogur griego-skyr
  • queso mozarella rallado
  • 325g de queso feta en taquitos
  • 2 cebollas
  • Opcional: El yogur se puede mezclar con ajo prensado y/o hierbas (albahaca, orégano, cilantro, menta...) al gusto; Pimientos verdes pequeños picantes; tomates frescos en rodajas finas.


La preparación:

1. Hervimos el arroz y lo reservamos.

2. Cortamos la cebolla en juliana y los pimientos en aritos finos y los rehogamos. Añadimos la carne, especiamos al gusto (Yo eché pimienta negra, comino, canela, jengibre, clavo y mahaleb) y dejamos que tome color por ambos lados. Retiramos y reservamos.




3. Cortamos muy finito el repollo, mejor con ayuda de una mandolina. Lo ideal para este plato es utilizar una cazuela de barro, pero si no se tiene a mano, como me pasa a mí hoy, habrá que buscar alternativas. Servimos en la cazuela una primera cama de repollo.



4. Espolvoreamos unos trocitos de queso feta y sobre ellos servimos distribuidas sobre la cama de repollo cucharadas de yogur, que podemos mezclar de antemano si queremos con ajo prensado y/o hierbas. 




5. Entonces mezclamos el arroz con el preparado de carne y servimos una capa de la mezcla sobre el repollo y el feta. 




6. Por último servimos una capa de salsa de tomate que lo cubra todo. Si nos gusta picante, la mezclamos antes con pimienta de cayena en polvo. Repetimos el proceso hasta que no nos queden ingredientes (o espacio): Repollo, yogur, arroz y carne, salsa de tomate.




7. Cubrimos el recipiente con papel de plata y horneamos a 180º durante 1 hora. Pasado ese tiempo, retiramos el papel albal, espolvoreamos con mozarella rallada y lo metemos al horno de nuevo hasta que se derrita el queso, un par de minutos. 




¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/pages/Comer-rico-y-sano/17259703288727



P.D. Yo por la mañana dejé laminada la col; cortadas y fritas la la carne y la cebolla; mezclados el yogur, ajo y hierbas y el tomate y la cayena. Incluso se puede dejar el arroz hervido. Una horas y poco antes de la comida o la cena, se monta en el recipiente y se mete al horno. Os digo más, se puede guardar en la nevera ya montado por capas y una hora antes de comer, darle su hora en el horno.

Bergua*



martes, 22 de enero de 2013

Patatas y verduras al horno

Esta receta es una tontería, pero viene muy bien para días de "no sé qué hacer de comer". Las verduras que pongo son sugerencias, pero yo cada vez lo hago de una manera, en función de lo que tenga en casa. Las cantidades irán al gusto y en función de los comensales. Eso sí, a más verduras y patata, más líquido.


  • Coliflor, pimiento rojo (por ser el más dulce), cebolla, zanahoria, judías verdes, espárragos verdes, calabacín, chirivía, nabo, calabaza, remolacha...
  • 2-3 dientes de ajo
  • Patatas
  • Tomillo, perejil, romero, albahaca, guindilla, pimienta negra, laurel... Yo cada día uso unas hierbas y especias por cambiar de sabor y en función de si es para comer solo o si es guarnición para carne o para pescado.
  • 1/4-1/2 de vaso de vino blanco 
  • 1/2-1 vaso de caldo de verdura o agua y 1/2 pastilla de caldo partida
  • Aceite de oliva
  • Opcional: Se puede mezclar un poco de tomate triturado o concentrado de tomate con el agua; en lugar de caldo y vino, se puede usar sólo cerveza; añadir 1-2 rodajas de limón cortada en cuartos y distribuida por las verduras; pinchar clavo en la carne...

La preparación:

1. Precalentamos el horno a 180º-200º.

2. Pelamos las verduras que lo requieran y las patatas. Lo cortamos todo en taquitos pequeños y lo vamos metiendo en un recipiente hondo. El ajo lo laminamos y lo añadimos al recipiente. Mezclamos todos los ingredientes bien.

3. Servimos expandido sobre el fondo de una bandeja para horno. Entonces especiamos, echamos un chorro de aceite, el vino y el agua con la pastilla de caldo (o la cerveza, si lo preferimos). Bajamos la temperatura a 180º y dejamos hornear durante 40-45 minutos. Cada 15 minutos es buena idea abrir y remover, para que las verduras de arriba también absorban el caldo y las de abajo se tuesten. 

* Si se quiere servir con carne o pescado, el tiempo de cocción dependerá del tipo y del tamaño, pero en general se puede incorporar la carne o el pescado a los 20 minutos de cocción de las verduras y darle la vuelta pasados unos 10 minutos. Se puede posar sobre las verduras o medio enterrarlo.



¡Buen provecho!


 Bergua*

jueves, 17 de enero de 2013

Coca de espinacas y surimi

Hoy traigo una coca improvisada de esas que hago para comer espinacas y otros verdes sin enterarme mucho. Lleva palitos de cangrejo y espinacas porque es lo que había en el congelador, pero un buen hojaldre, queso y huevo son un perfecto camuflaje para algunas de esos otros ingredientes que nos cuesta más comer.

  • 1 paquete de masa quebrada
  • 500g de espinacas 
  • 100g de queso de cabra (también valen otros, como feta)
  • Palitos de cangrejo o surimi
  • 150ml nata
  • 2 huevos
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 1/2 cucharada de nuez moscada
  • Pimienta negra y sal

La preparación:

1. Colocamos la masa en un molde y la pinchamos por la base con un tenedor para evitar que se hinche al precocerla. Entonces la metemos al horno a 180º durante unos 15º o hasta que veamos que se empieza a cocer la base, sin dejar que se tueste.



2. Mientras tanto rehogamos las espinacas condimentadas con sal, pimienta, la cebolla cortada en juliana finita y el ajo picadito o en láminas, al gusto. Podemos ponerle unas gotas de aceite de oliva para potenciar el sabor.



3. Después repartimos sobre la masa precocida.


4. Cortamos los palitos de cangrejo en rodajitas y cortamos también el queso a trozos como prefiramos. Los repartimos también sobre la masa y las espinacas.


5. En un recipiente mezclamos la nata, los huevos batidos, la pimienta negra y la nuez moscada. Mezclamos bien. Otra opción es mezclar en el recipiente de la salsa las espinacas y la cebolla, verterlo sobre la masa y luego añadir el queso y los palitos de cangrejo.



6. Cubrimos con la salsa el resto de los ingredientes y horneamos a 180º durante 20-30 minutos, hasta que el huevo esté cuajado y la masa cocida del todo.



¡Buen provecho!



Bergua*

martes, 15 de enero de 2013

Calabaza rellena de quinoa


Esta va por Manuel, que me propuso hacerle una calabaza rellena y yo le cumplo. El relleno por supuesto va al gusto, y a mí me apeteció la combinación de salmón y calabaza, con quinoa que me encanta; pero también quedarían bien otros rellenos como unas setas, taquitos de jamón y queso, o incluso verduritas con queso feta. Para 2 personas.

  • 1 calabaza pequeña (hokkaido) o, si se usa una grande, en lugar de mitades, haremos rodajas.
  • 120 g de quinoa
  • 1 pimiento rojo (1/2 si es grande)
  • 200-250 g de salmón crudo
  • 2-3 cucharadas de salsa de soja 
  • 1,5 cucharads de miel
  • 1-2 cucharaditas de semillas de sésamo
  • 1 cebolla mediana
  • 1/2-1 cucharadita de jengibre fresco picado
  • Aceite de oliva
  • Agua (2 veces la cantidad de quinoa)
  • 1/2 pastilla de caldo concentrado de verduras
  • Opcional: 1 cucharadita de puré de tomate, especias al gusto para el salmón, queso cottage para la mesa.


La preparación:


1. Abrimos la calabaza por la mitad y le cortamos el sombrero para que se pueda apoyar con estabilidad cada mitad. Las vaciamos.



2. Rociamos cada mitad con un poco de aceite de oliva en spray y espolvoreamos con semillas de sésamo. Metemos al horno precalentado a 180º durante unos 30-40 minutos (dependerá del grosor).



3. En una olla, ponemos a hervir la quinoa con la pastilla de caldo (dos partes de agua por una parte de quinoa). Tarda unos 15 minutos y hay que estar pendiente al final de remover para que termine de absorber el agua sin quemarse ni pegarse.



4. Mientras tanto, rehogamos el pimiento y la cebolla troceados en un poco de aceite y el jengibre picadito. Cuando se enternezcan un poco, añadimos el salmón. Lo cocinamos de forma más o menos uniforme y, cuando se empiece a cocinar por dentro, podremos romperlo y despedazarlo.



5. Cuando la quinoa esté lista, la añadimos a la sartén y la mezclamos bien con el salmón y el resto. Entonces agregamos un par de cucharaditas de miel o más y un chorro de salsa de soja. Todo al gusto, así que es cuestión de dejar que se mezclen los sabores, probar y rectificar si hace falta. Se puede añadir también el puré de tomate.



6. La calabaza nos dirá que está lista por el aspecto caramelizado de la superficie y por el aroma al abrir el horno, pero nos aseguraremos clavando un cuchillo y comprobando que esté
blanda la pulpa. 



7. Sacamos del horno y servimos el relleno de quinoa en el interior. Yo aconsejo una cucharadita de miel en el fondo antes de servir la quinoa. La cantidad de quinoa que sale es más de la que cabe en la calabaza, pero yo la saqué toda a la mesa y todos nos volvimos a rellenar la calabaza al menos un par de veces. También saqué queso cottage y el que quiso se sirvió sobre la quinoa. 

¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano/



Y esto es lo que quedó ;)



Bergua*

domingo, 13 de enero de 2013

Pollo a la canela con champiñones


En vacaciones aprovecho para  tomarme un descanso de internet, pero ya estoy de vuelta y traigo una receta cuya versión original es en realidad con conejo, pero yo la conozco con pollo, porque según dice mi madre, es la carne que yo prefería ya de pequeña, y a mi madre a quien le debo esta receta. No siendo gran amante de los champis, su sabor se suaviza con el del resto de ingredientes y queda riquísimo.

En casa de mi madre la solemos acompañar con arroz blanco con trocitos de tortilla francesa y jamón york. Para 2-3 personas:


  • 3 muslos y 3 contramuslos de pollo
  • 3-4 champiñones grandes 
  • 2-3 trozos de canela en rama (de unos 4 cm)
  • Taquitos de jamón serrano al gusto
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharada de perejil
  • 1 puñado de piñones
  • 1 vaso de agua
  • 1 vaso de vino blanco o jerez
  • 1 chorrito de coñac (yo usé ron)
  • 1 nuez de mantequilla
  • Aceite de oliva
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra
  • 1 cucharadita de cilantro (no es parte de la receta original)
  • Opcional: 1 cebolla, laurel, limón, romero y tomillo.

La preparación:


1. Calentamos aceite en una sartén. Yo uso solo el aceite suficiente para cubrir la superficie. Una vez caliente, añadimos la canela en rama abierta por la mitad, para que de más sabor y aroma. Damos unas vueltas.

2. Después añadimos la carne (yo retiro la piel) y cuando se dore, vertemos todo en la olla donde se va a hacer el guiso. Para aprovechar todo el aceite de la sartén, echamos en esta el vaso de agua y el de vino, más el chorro de coñac. Removemos la mezcla y vertemos también en la olla.




3. A continuación añadimos el jamón a taquitos, los champiñones a láminas más bien gruesas, los piñones, el ajo y el perejil picado, el resto de especias que nos apetezcan, la cebolla si queremos y finalmente la nuez de mantequilla.



4. En olla convencional, se deja cocinar a fuego medio-alto durante 40-45 minutos (hasta que el pollo esté blando y el caldo haya reducido y se haya espesado). En olla a presión, serán unos 15 minutos, pero yo cocino con la tradicional.

5. De guarnición, mi madre hacía un arroz blanco con trocitos de tortilla francesa, jamón york y champiñón (del mismo guisado), aunque esta vez yo he hecho un arroz blanco corriente. En la mesa serví unos higos secos para picotear y darle un toque dulce al plato.

¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano/


Bergua*