¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

sábado, 20 de diciembre de 2014

Gachas de arroz con leche danesas: Risengrød


La combinación de arroz con leche existe en muchas gastronomías del mundo; en España es un postre que se deja enfriar antes de comerlo y, además del arroz y la leche, lleva ralladura de limón y una ramita de canela. Esta versión que os traigo es típica en Dinamarca en torno a la Navidad, sobre todo como parte del menú de Nochebuena, pero no se sirve de postre, sino de cena caliente. Para 5-6 personas o para 2 personas y sobras para hacer tortitas de arroz con leche (klatkager), una forma tradicional de reciclar este plato para la que también os dejo la receta a continuación. La otra forma de aprovechar las sobras es hacer risalamande o dejárselas a los duendes, según la tradición danesa ;)



Esta receta es parte de la ruta gastronómica de Cocinas del mundo, hoy en la edición de Navidad.


  • 180 g de arroz redondo, sirve arroz para risotto
  • 1 l de leche (lo ideal es entera, aunque yo usé semidesnatada sin lactosa)
  • 30 cl de agua
  • 1/4 cucharadita de sal gorda
  • Licencia de autora: Le añadí 1-2 cucharaditas de polvo de vainilla.
Se espolvorea con:
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de canela en polvo
  • Mantequilla




Como curiosidad os cuento que se suele acompañar de una cerveza muy oscura, que curiosamente se llama "hvidtøl", cerveza blanca, porque se hace con malta blanca. Tiene muy poco alcohol.

También hay quien lo acompaña con zumo de grosella roja o de grosellero negro.




La preparación:


1. Llevamos el agua y el arroz a ebullición en una olla. A fuego moderado cocemos mientras removemos durante 2 minutos.


2. Añadimos la leche y volvemos a llevar a ebullición la mezcla. Bajamos a fuego lento y cocemos removiendo durante 10 minutos. Después tapamos la olla y le damos 25 minutos más de cocción a fuego lento. De vez en cuando le echamos un vistazo y removemos.




3. Pasado ese tiempo, si la gacha está muy líquida, le damos 5 minutos más destapada; si no, añadimos sal, probamos y retiramos del fuego.






4. Mezclamos la canela y el azúcar. Cortamos también unos trocitos de mantequilla.






5. Servimos las gachas en cuencos y espolvoreamos con la mezcla de canela y azúcar. Para terminar incorporamos el trocito de mantequilla para que se vaya derritiendo y ¡a disfrutar mientras está caliente!


 ¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano




¿Qué hago con las sobras? No te preocupes si no os lo acabáis todo; los daneses lo tienen todo pensado. Cuando todos se han llenado ya la panza con el "risengrød", las sobras se guardan en el frigo y a la mañana siguiente se hacen para desayunar "klatkager", un especie de tortitas de arroz con leche. Son de aspecto rústico, aunque hoy las presento con forma de corazón.


  • 1/4 de las gachas que hicimos 
  • 2 huevos
  • 1 cucharada de canela y 2 de azúcar (sobras de ayer)
Para acompañar:
  • Lo que queramos, desde sirope hasta nata, pasando por frutos secos o mermelada. Yo acompañé de sirope de arce y frutas varias; caqui, pera, granada, plátano...

La preparación:

1. Mezclamos todos los ingredientes menos el huevo. Las sobras de las gachas las habremos sacado del frigo un poco antes para que no estén tan frías. Finalmente batimos los huevos y los añadimos a la mezcla.

2. A partir de aquí es como si hiciéramos tortitas (crepes americanos). Calentamos una nuez de mantequilla en la sartén y echamos 2 cucharadas para formar una tortita. No hace falta molde; la masa es espesa y no pierde la forma.


3. Las freímos a fuego medio por cada cara, tienen que quedar doraditas. Ya tenemos listo el desayuno =)




Bergua*




jueves, 11 de diciembre de 2014

Guiso de verduras con ternera a la cerveza 0,0%


La comida de hoy se la debo a Bego. Yo no soy gran amante de la carne y, cuando la como, suele ser pollo, pero el médico me dijo que me acordara de vez en cuando de la carne roja porque es la mejor fuente de hierro. Así que me propuse hacer un guiso con ternera y, casualidades de la vida, me encontré con éste que me ha encantado, porque la carne es un  mero complemento, lleva verduras variadas y eso de guisar con cerveza, romero y especias da muy buen resultado ;) Para 3 que éramos:

  • 300 g de ternera en tacos (para guisar)
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 1 tomate grandote ensalada o 2 más pequeños
  • 200 g de judías redondas
  • 1 zanahoria
  • 1 vaso de cerveza 0,0% (lleva muchas menos calorías que la versión con alcohol)
  • 2 vasos de agua y 1/2 pastilla de caldo de verduras
  • 1 ramita de romero
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 cucharadita de ras al hanut (mezcla de cúrcuma, canela, jengibre, comino, cardamomo, nuez moscada, pimentón...). Bego le puso sólo curry, es otra opción.
  • Aceite de oliva


La preparación:


1. Nos haremos la vida más fácil si preparamos primero todas las verduritas: Cortamos la cebolla en juliana; pelamos el tomate y lo cortamos en daditos; cortamos en daditos también el pimiento y el calabacín; las judías las despuntamos y cortamos en trozos de unos 3 cm y la zanahoria la pelamos y la cortamos a rodajas.




2. En una cazuela calentamos una cucharada de aceite y añadimos un poco de sal marina triturada. Marcamos los tacos de carne por todos lados sin dejar que se cocine y reservamos.

3. Calentamos ahora media cucharada de aceite más y pochamos la cebolla y el pimiento. Cuando la cebolla cambie de color, añadimos el calabacín y el tomate con su jugo y las semillas. Salpimentamos al gusto y dejamos pochando a fuego medio unos 10 minutos.



4. Incorporamos la carne pasado ese tiempo, damos unas vueltas durante un minutillo y agregamos la cerveza lentamemente, sin crear espuma. Dejamos que cuezca 5 minutos a fuego medio-alto, que normalmente serían para que se evaporase el alcohol y en este caso para mezclar sabores.



5. Añadimos entonces la pastilla de caldo y los 2 vasos de agua, también las especias. Removemos y esperamos a que empiece a hervir de nuevo. Probamos por si hubiera que rectificar de sal o añadir azúcar para corregir de acidez. Incorporamos la rama de romero, la sumergimos en el caldo y dejamos cocer otros 10 minutos a fuego medio-alto.



6. Pasado ese tiempo retiramos el romero, que ya habrá impregnado el guiso de sabor. Incorporamos las judías y la zanahoria, bajamos a fuego medio y cocemos durante 25-30 minutos. Removemos de vez en cuando para que no se pegue. Si a las judías todavía les falta un poco pero el caldo ya ha reducido lo suficiente, taparemos la olla para que no se evapore más agua.


¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano


Bergua*

sábado, 6 de diciembre de 2014

Curry de espinacas y queso (Palak paneer)


Este curry vegetariano, que ha acabado siendo uno de mis favoritos, empezó siendo un plato que nunca hubiera elegido en un restaurante indio; no me llamaban la atención la descripción ni el aspecto. Pero una amiga lo pidió una vez, probé una cucharada y ya no hubo vuelta atrás. Me gustó tanto que me dije: Este tengo que hacerlo en casa. Y aquí os traigo mi interpretación =) Se puede hacer una versión vegana sustituyendo el queso por tofu. Para 2 personas:

  • 250 g de espinacas
  • 250 g de queso paneer o halloumi (quesos que no se derritan)
  • 1 cebolla morada
  • 4 dientes de ajo
  • 30 g de jengibre fresco
  • 200 ml de leche de coco (hay quien usa nata o crème fraîche)
  • 250 ml de tomate triturado
  • 1-2 cucharadas de aceite
  • 2-3 cucharaditas de curry verde en polvo (o amarillo si no tenemos)
  • 2 cucharaditas de cilantro en polvo
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • 3 clavos
  • sal, pimienta
Acompañamiento:
  • Naan o arroz basmati; para el naan, aquí tenéis la receta.


La preparación:

1. Ponemos 1 litro o así de agua a hervir con sal, clavo y los dientes de ajo pelados. Cuando de un hervor, ponemos las espinacas lavadas a escalfar en ella. Pasados 2 minutos, las sacamos y las pasamos por agua fría para cortar la cocción. El agua de cocción no la tiramos.

2. Licuamos las espinacas y los dientes de ajo y reservamos.


3. Por otro lado trituramos la cebolla y el jengibre. En una sartén a fuego medio con una cucharada de aceite y un poco de sal, sofreímos la mezcla hasta que tome color, unos 8-10 minutos.








4. Añadimos el curry, el cilantro, el comino y el tomate triturado y mezclamos bien.




5. Entonces añadimos las espinacas hechas puré, mezclamos, añadimos 5 cucharadas del agua de cocción de las espinacas y dejamos cocer a fuego lento durante 15 minutos. Durante ese tiempo controlamos de vez en cuando por si hubiera que añadir agua. Este curry es espeso, pero no pastoso.




6.  Cortamos el queso en dados. Como no encontré paneer, utilicé halloumi, un queso chipriota que tampoco se derrite. Si lo hacemos con tofu, yo lo pasaría por la plancha y después lo incorporaría al curry tal y como hago con el queso.


7.  Finalmente añadimos la leche de coco y el queso en dados, subimos el fuego para que de un hervor y se mezclen los sabores, y a los 5 minutos apagamos el fuego y servimos bien caliente. 

*Si queréis hacer vuestro propio naan de acompañamiento, (pan indio) aquí tenéis la receta: Naan.





¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano




Bergua*
.



miércoles, 3 de diciembre de 2014

Risalamande (postre de arroz con almendra)


El risalamande es el postre navideño por excelencia en Dinamarca. La base del postre es la misma gacha de arroz que se usa para el risengrød (receta próximamente). A ésta se le añaden almendras troceadas y nata batida para darle cremosidad. En Dinamarca se acompaña siempre de una salsa caliente de cerezas, aunque en Suecia sé que también se acompaña de salsa de frambuesa. Entre las almendras troceadas se deja una sola almendra entera y el que la encuentra en su porción, gana un cerdito de mazapán, un corazón de chocolate (honninghjerte) u otros pequeños premios. Os dejo la receta para 6-8 comensales:

  • 160-180 g de arroz redondo
  • 3 dl de agua
  • 1 litro de leche entera
  • 100 g de almendras troceadas
  • 1 vaina de vainilla
  • 3 cucharadas de azúcar glas
  • 500 ml de nata para montar


La salsa de cerezas, en Dinamarca la venden hecha en cada supermercado, sobre todo a medida que se va acercando la Navidad, se llama kirsebærsovs. Pero la podemos hacer en casa:

  • 100 ml de zumo de cereza
  • 1 cucharada de maizena
  • 350 g de cerezas en almíbar
  • 2 cucharadas de azúcar


 La preparación:

1. Lavamos el arroz con agua fría.Entonces ponemos el agua y el arroz a hervir en una olla a fuego moderado removiendo durante un par de minutos.

2. Entonces añadimos la leche y las semillas de la vaina de vainilla y volvemos a llevar la mezcla a ebullición. Cuando de el primer hervor, bajamos a fuego lento y removemos durante 10 minutos. Después tapamos la olla y le damos 30 minutos más de cocción a fuego lento. De vez en cuando removemos y controlamos que no se pegue.

3. Vertemos la mezcla en un cuenco lo suficientemente grande, cubrimos con papel transparente y reservamos en el frigorífico durante un par de horas para que se enfríe y espese (si podemos, hasta el día siguiente).


4. Ya fría la gacha, seguimos: Guardamos una almendra entera y las otras las troceamos. Las añadimos a la gacha de arroz y mezclamos bien.


5. Entonces batimos la nata junto con el azúcar glas y la mezclamos con cuidado con la gacha de arroz. Reservamos al frío durante 1-2 horas. En ese tiempo se espesará más.



6. Si no tenemos acceso a las salsas de cereza que se venden para este postre, podemos hacerla en casa. Mezclamos parte del zumo de cereza y la maizena y lo reservamos.

7. Echamos a una olla las cerezas, el resto del zumo y el azúcar. Lo llevamos a ebullición y entonces añadimos la mezcla de maizena y zumo. Le damos 5 minutos al fuego y retiramos.


8. Ya sólo nos queda servir el risalamand bien frío y rociar con la salsa de cereza calentita. ¡A ver si te toca la almendra!

 ¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano


Bergua*



domingo, 30 de noviembre de 2014

Tarta (lagkage) de chocolate blanco con escarcha de fresa


Hace unos días cumplí 28 y se me plantó en casa una panda de vikingos hambrientos con ganas de tapas. Me propuse hacer tal menú, que la tarta tenía que ser facilita y rápida de preparar, o me iban a faltar horas y brazos para hacerlo todo. Así que se me ocurrió esta combinación que triunfó entre los vikingos y apenas me costó preparar. La lagkage (tarta de pisos) es la tarta de cumpleaños por excelencia en Dinamarca, el relleno lo elige cada uno a su gusto. Te cuento mis secretos ;) 

  • 3 láminas de bizcocho redondas (se venden ya empaquetadas y cortadas, 240 g)
  • Para hidratar el bizcocho: 5 cucharadas de agua y unas gotas de agua de azahar.
El relleno y la cobertura:
  • Unos 250 g de chocolate blanco para fundir
  • 500 g de fresas congeladas
  • 1/2 vaina de vainilla
  • El zumo de 1/2-1 lima, al gusto
  • 40 g de stevia (o 90 g de azúcar corriente)
  • 60 g de agua
  • Opcional: 2 puñados de granola (muesli crujiente), en mi caso de vainilla y chocolate. Se vende como Crüsli o Cruesli. 
Para decorar:
  • Fruta fresca. Yo usé moras, pero pueden ser fresas por la mitad, frambuesa...
  • También hice un pequeño dibujo con colores comestibles para decorar galletas, aunque no lo recomiendo; no están pensados para hacer dibujos grandes y cuesta mucho. Pensaba hacer un dibujo mayor y me rendí. Aquí os dejo un ejemplo de decoración con chocolate puro, que sí funciona muy bien.



La preparación:


1. Ponemos el agua y la stevia en un cazo y lo llevamos a ebullición. Como la stevia es polvo, se diluye en seguida, así que, pasados 3 minutos desde el primer hervor, lo retiramos del fuego y reservamos.







2. Cortamos la vaina de vainilla por la mitad, la abrimos y sacamos las semillas con un cuchillo.





3. Batimos las fresas congeladas con el zumo de lima, las semillas de la vainilla y el almíbar. Nos quedará una deliciosa escarcha, a caballo entre el granizado y el helado. ¡Resístete y no te lo comas a cucharadas! La reservamos en el frigorífico.





4. A continuación ponemos agua a hervir en un cazo. Cuando alcance la ebullición, apartamos el cazo del fuego y metemos en el agua un cuenco resistente al calor. El agua no debe entrar en el cuenco en ningún momento. Echamos un poco más de la mitad de onzas de chocolate en el cuenco y removemos de vez en cuando. El calor residual las irá derritiendo.



5. Con la mezcla de agua y agua de azahar mojamos con cuidado la base del bizcocho. Sobre este vamos formando con una cucharada o un tenedor hilos de el chocolate fundido.


6. En cuanto el chocolate blanco se enfríe (un par de minutos), cubrimos con nuestra escarcha de fresa y lima. Sobre esta espolvoreamos con la granola, si hemos decidido incluirla. Aporta textura y sabor.


7. Seguimos el mismo proceso con el segundo piso de la tarta y humedecemos también la tapa, pero esta vez por debajo.

8. Ahora toca encargarnos de la cobertura. Si el chocolate se ha enfriado, volvemos a darle un hervor al agua (sin el cuenco dentro) y dejamos que el calor residual una vez más ablande el chocolate. Con ese chocolate y la ayuda de una espátula, cubrimos la superficie de la tarta.


9. Cubierta la tapa, repartimos la fruta y reservamos en la nevera para que nuestra escarcha no se derrita. Si vamos a dibujar, no decoramos con la fruta todavía; metemos la tarta al frigorífico durante unos 10 minutos, hasta que se enfríe en chocolate blanco y se pueda pintar sobre la superficie. Una vez pintado, colocamos la fruta y reservamos en la nevera. ¡Que la disfrutéis!



¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano




 Bergua*


jueves, 27 de noviembre de 2014

Quesadilla de espinacas y queso de cabra


Ayer me pilló el hambre por sorpresa, así que quería una receta que se preparara en menos de 15 minutos y que pudiera hacer con lo que tenía en casa. Así surgieron estas deliciosas quesadillas vegetarianas que te invito a que pruebes =) Si te gustan las quesadillas, échale un vistazo a estas otras, de gambas y guacamole. Para 2 personas:

  • 200 g de espinacas congeladas
  • 1 cebolla mediana
  • 2 puñaditos de nueces
  • 2 puñaditos de uvas pasas
  • 1 cucharadita de azúcar de caña
  • 2 tortillas grandes, integrales en mi caso
  • Nuez moscada
  • Pimienta de cayena
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • Queso de cabra. En mi caso de untar, pero puede ser de rulo o en cualquier otra forma.


La preparación:

1. Picamos la cebolla finito y la pochamos con una pizca de aceite y cubierta con un trozo de papel de plata a fuego medio-alto durante 3 minutos.

2. Entonces espolvoreamos con una cucharadita de azúcar, mezclamos, volvemos a cubrir con el papel de plata y le damos 6 minutos a fuego bajo-medio.


3. Cuando la cebolla esté tierna, incorporamos a la sartén las espinacas descongeladas* y escurridas. 

* Para descongelarlas rápido, las pongo en agua y les doy unos 4 minutos en el microondas en la posición de descongelar. Después las escurro bien.


4. Añadimos también las nueces picadas, las pasas, un poco de nuez moscada, un poco de pimienta de cayena y un poco de pimienta negra. Echamos también una cucharada de salsa de soja y mezclamos moviendo durante 2-3 minutos.



5. En una sartén limpia colocamos la tortilla y en una mitad servimos el relleno mientras dejamos que la tortita se caliente un poco a fuego medio.

6. En la otra mitad untamos de forma generosa el queso de cabra. Si no usamos queso de untar, sobre las espinacas repartimos el queso en trozos del mismo grosor.





7. Doblamos la tortilla sobre las espinacas y le damos unos 3minutos por cada lado a fuego medio-alto, hasta que quede dorada y ligeramente crujiente.







8. Entonces las sacamos del fuego y las cortamos por la mitad. Las podemos servir con yogur friego y con una ensalada.




¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano







 Bergua*