¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

viernes, 31 de octubre de 2014

Niño envuelto en repollo


El niño envuelto es una receta de mil versiones muy popular en los países latinoamericanos; el relleno puede ir envuelto en filete de ternera, en bizcocho dulce, pan de molde... O como los míos, en repollo =) Esta es una versión muy sana y sabrosa; el relleno fue fruto de la casualidad, de lo que tenía por casa, pero quedó delicioso de verdad. Puedes convertir esta receta en vegetariana ignorando la parte del pollo y usando la salsa de marinado para rehogar la berenjena asada.
A menudo para esta receta se opta por un blanqueamiento de 2 minutos y una vez rellenos los rollitos, se les somete a una cocción larga (30-45 minutos). Para conservar mejor las vitaminas del repollo y además hacer la receta mucho más rápida de preparar, os propongo otro método. Para 8-10 rollos: 

  • 8-10 hojas de repollo del que queramos; si los queremos lilas, de col lombarda; si los queremos blancos, de col blanca. Yo he usado col rizada o de Saboya.
  • 300 g de pechuga de pollo
  • 2 berenjenas
  • 1 boniato (en mi caso morado)
  • 100 g de quinoa
Para el marinado:
  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de agua
  • 2 dientes de ajo
  • 1 trozo de jengibre fresco
  • El zumo de 1 lima
  • 1/2-1 guindilla
  • Pimienta
Opcional para servir: 
  • Yogur griego bajo en grasa
  • Mozzarella rallada



La preparación:


1. Cortamos la pechuga de pollo en daditos y la mezclamos con la miel, el aceite, el agua, la salsa de soja, el ajo y el jengibre picaditos, el zumo de lima, la pimienta y la gundilla. Lo dejamos marinar 1 hora en el frigorífico.





2. Mientras tanto asamos las 2 berenjenas y el boniato en el horno precalentado a 200º durante unos 40 minutos, hasta que estén muy tiernos.




3. Separamos con cuidado cada hoja del resto de la col y retiramos la parte más dura del final del tallo sin romper la hora. Ponemos agua a hervir en una olla lo suficientemente grande y cuando hierva, introducimos las hojas delicadamente, las empujamos hacia abajo, tapamos y les damos 7-8 minutos de cocción. Podemos hacerlo en 2 tandas.

4. Pasado ese tiempo las sacamos inmediatamente y las pasamos por agua fría para interrumpir la cocción. Las sacudimos un poco y las ponemos a escurrir. El agua de la cocción la guardamos para hacer sopa. No os preocupéis si se os rompe un poco alguna de las hojas, se pueden usar.


5. Nuestras berenjenas y el boniato ya estarán asados, así que con cuidado de no quemarnos, sacamos la pulpa con ayuda de una cuchara y tiramos la piel. Cortamos la berenjena y el boniato en trocitos (con cuchillo o tijeras) y reservamos.


6. Ponemos la quinoa a hervir, como siempre, 2 medidas de agua por 1 de quinoa, pero controlando que no se peque; si le falta cocción pero se está quedando sin agua, añadimos un poco de agua caliente. Reservamos. Yo suelo hervirla con 1/2 pastilla de caldo de verduras.



7. Cuando tenemos todos los ingredientes listos, pasamos a hacer el relleno. Primero rehogamos el pollo marinado en su salsa y cuando esté cocido, añadimos el boniato y la berenjena. Damos unas vueltas para que se impregnen de la salsa e incorporamos la quinoa. Mezclamos y retiramos del fuego.


8. Ahora vamos a armar nuestros niños envueltos. Colocamos una hoja boca arriba y con el tallo hacia nosotros. En el centro colocamos un par de cucharadas colmadas de relleno. Doblamos la parte del tallo hacia arriba.




9. Entonces doblamos los bordes laterales para dentro y giramos el rollito hacia delante. Lo colocamos con cuidado en una bandeja.


10. Así ya están listos para comer, quedan riquísimos con yogur griego fresquito. Sin embargo, podemos darles si queremos 10 minutos finales en el horno a 180º para añadir queso gratinado por encima o simplemente para darles un toque de calor.



La mezcla de sabores es espectacular, pero además de deliciosos, son ligeros, ideales para cenar. Yo ya estoy pensando en qué relleno hacer la próxima vez, probablemente con col lobarda, ¿qué se te ocurre a ti? ;)


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano




Bergua*
.


domingo, 26 de octubre de 2014

Sopa con dim sum


Hoy os propongo un menú compuesto de una sopa de estilo chino con distintos tipos de dim sum hechos al vapor. ¿Que qué es eso del dim sum? Pues aunque me tachen de loca, yo digo que el dim sum es algo así como las tapas en España o los pintxos vascos, sólo que es chino y se come en algún momento entre la mañana y la tarde temprana, acompañado de té. Pero digo lo de las tapas porque son porciones pequeñas y hay de mil clases; de carne, de marisco, de verduras, de fruta, de huevo... En general se hacen al vapor, aunque algunos tipos se fríen también. Otras se sirven en la sopa.
Tal vez lo hayáis probado, o al menos visto, en los restaurantes chinos, pero en tu casa te lo puedes hacer tranquilamente sin mover casi un dedo y por mucho menos dinero. Y es que me cuentan que estos bocaditos en China los venden congelados, ya hechos, y la gente se los lleva y luego sólo tiene que darles unos minutos al vapor y disfrutar. Y eso es lo que he hecho yo hoy. A la próxima me toca atreverme a hacerlos en casa ;)

Para la sopa:
  • 2-5 hojas de col china (según el tamaño). Si no encontramos, lechuga va bien.
  • 2 zanahorias
  • 6 empanaditas dim sum para sopa
  • 2 dientes de ajo
  • Jengibre fresco al gusto
  • 1 cebolleta
  • 1 pastilla de caldo de pollo de verduras
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 1/2 litro de agua
  • Aceite vegetal
  • Sal y pimienta


La preparación:

1. Para cocinar al vapor hay varios instrumentos. En la foto veis una cesta tradicional china y una pieza metálica que se ajusta a la olla. Para verduras, prefiero la metálica; para dim sum, prefiero la cesta, porque es más rápido (conserva mejor el vapor) y tiene mucho más encanto.

2. Para cocinar al vapor con la cesta y asegurarnos de que no se mancha, nos valdremos de una hoja de lechuga o de un trozo de papel de horno que colocaremos sobre el fondo. Si usamos papel de horno, lo pinchamos varias veces para que el vapor se cuele por los agujeros.                             


3. Entonces ponemos agua a hervir en una olla y colocamos la cesta cerrada sobre ésta. También podemos poner agua a hervir en un wok y la cesta dentro del wok, pero sin que el agua toque la comida por bajo. Hay que estar atentos, que no se nos evapore todo el agua, porque se nos quemaría el fondo. Tardan 10-20 minutos, según el tipo.




* Este proceso es el que seguí para preparar las empanaditas dim sum de la sopa. Las tenéis en la foto a la derecha. Pero tenemos 2 posibilidades; una es hacerlas al vapor y añadirlas a la sopa antes de servir; la otra es que hiervan en la sopa. Yo lo hice de la 1ª manera por consejo de la señora a la que se lo compré. 


4. Para la sopa empezamos por sofreír el ajo, el jengibre y la cebolleta picados con una cucharada de aceite caliente. Un par de minutos y ya estarán.


5. Cuando empiecen a soltar sus aromas, añadimos la zanahoria pelada y en juliana y la lechuga en trozos que quepan en la boca. Damos unas vueltas y añadimos el agua y la pastilla de caldo. Salpimentamos y dejamos que hierva 10-15 minutos, hasta que la zanahoria esté tierna. 


* Los dim sums podemos mojarlos en salsa de soja y salsa agridulce, entre otras ;)



¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano



Bergua*
.


jueves, 23 de octubre de 2014

Pastel de paccheri


Esta receta la hice para mi vikingo y está hecha a su gusto, mucha carne y mucha pasta. El paccheri es un tipo de pasta, parecido a los canelones, pero más cortos y gruesos. Por eso es más fácil que se mantengan en pie y vienen genial para estas presentaciones. La verdad es que salió muy bueno el invento y me sirvió para reciclar las sobras de la salsa de picadillo y tomate que hicimos el día anterior ;) Para 3-4 comensales.

  • 200 g de pasta paccheri
  • Queso mozzarella rallado
  • Queso cheddar ligero rallado
  • Orégano
Para la salsa:
  • 250-300 g de ternera
  • 450-500 g de salsa de tomate
  • 2-3 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 200 g de champiñones troceados
  • 2 puerros
  • Sal, pimienta
  • Orégano y albahaca


La preparación:

1. Mi salsa eran sobras del día anterior, pero básicamente cortamos los ingredientes, con una pizca de aceite pochamos la cebolla y el puerro, añadimos el ajo. Entonces añadimos la carne, al cabo de unos minutos las verduras y finalmente la salsa de tomate con los condimientos y cocemos hasta que todo esté cocinado.


2. Hervimos nuestra pasta con un poco de sal gruesa y al dente, ya que la vamos a hornear y además no queremos que pierda la forma.




 3. Rellenamos cuidadosamente los paccheri con la salsa ayudados de una cucharilla y los vamos colocando a lo largo del borde de un recipiente apto para horno.






4. Podemos hacer el pastel completo de paccheri relleno, pero como a mi vikingo le encanta la lasaña, yo hice un híbrido. Los paccheri que me quedaban los corté en un lateral y los utilicé como láminas de lasaña en el hueco del centro.


 5. Empezamos por un piso de carne, otro de quesos, otro de pasta y repetimos hasta que se nos acabe el sitio o los ingredientes.





6. La última capa que sea de queso. Nos aseguramos de meter una nuez de queso rallado en cada paccheri y espolvoreamos con orégano. Horneamos durante 10 minutos o hasta que esté todo el queso fundidito en el horno precalentado a 200º y a disfrutar ;)




¡Buen provecho!



¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano


Bergua*



domingo, 19 de octubre de 2014

Tartiflette


Hoy os traigo este clásico francés con el que participo en la parada de octubre de la ruta gastronómica de Cocinas del mundo. La receta, típica de Saboya y Alta Saboya, consiste en un gratinado de patatas cocidas, cebolla, bacon (panceta), nata, pimienta y en ocasiones vino blanco. He tratado de conservar la autenticidad, pero no he podido  evitar concederme alguna que otra licencia de autora: el toque de romero, que queda espectacular, el usar una cebolla morada y el añadir una manzana junto con la patata. Os cuento cómo la he preparado =) Para 2-4.




  • 600 g de patatas
  • 1 manzana 
  • 1 cebolla
  • 150-200 g de queso reblochon (se puede sustituir por Camembert o Saint Albray)
  • 150 g de bacon en taquitos
  • 150 ml de nata para cocinar (4% materia grasa)
  • 1 chorrito de vino blanco (2-3 cucharadas)
  • 1-2 cucharaditas de romero seco
  • Sal y pimienta
  • 1 pizca de mantequilla o aceite de oliva


La preparación:


1. Antes que nada vamos a cocer nuestras patatas. Si vamos justos de tiempo, las cortamos en dados antes de hervirlas para que vaya más rápido. Durante el último minuto de cocción añadimos la manzana también cortada en dados. Reservamos.





2. Cortamos el queso (conservamos la corteza) y reservamos.






3. Calentamos un poco de mantequilla y en ella rehogamos la cebolla cortada a pluma, es decir, en una juliana finita. Espolvoreamos con romero.




4. Pasados 5 minutos añadimos el bacon en daditos y cocinamos a fuego medio durante unos 8 minutos hasta que la cebolla esté tierna y el bacon cocinado. Entonces rociamos con el vino blanco y removemos hasta que se evapore el alcohol.



4. Entonces incorporamos la nata, salpimentamos y ligamos con el resto de ingredientes. Retiramos del fuego.




5. Vertemos la nata con el resto sobre las patatas y la manzana y mezclamos un poco.



6. Repartimos los trozos de queso por la superficie y horneamos en el horno precalentado a 200-220º durante 10-15 minutos. ¡A comer!







¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano









Bergua*

sábado, 18 de octubre de 2014

Maki-sushi de quinoa


¿Qué haces cuando te apetece sushi pero no tienes arroz para sushi? Pues improvisas =) Y si lo que encuentras es quinoa, te marcas un sushi de quinoa, ahora que está de moda la cocina fusión ;) ¿Te animas? El relleno puede ser el que tú quieras. Te cuento cómo preparé 4 rulos, que dan para 32 makis.

*Si quieres aprender a preparar auténtico sushi, aquí te dejo la receta para principiantes ;)

  • 4 hojas de alga nori
  • 150 g de quinoa
  • 1/2 pastilla de caldo de verduras
  • Queso cremoso de untar
  • Salsa de soja
  • Salsa agridulce
Para los rellenos:
  • 1 ajete
  • 1 zanahoria
  • 1 trozo de pepino
  • 1 aguacate
  • Unas gotas de limón
  • 4-5 palitos de cangrejo (surimi)
  • 1 longaniza filipina dulce (Longganisa hamonado)


La preparación:

1. La quinoa la cocemos lo primero para que tenga tiempo de enfriarse. La hervimos con el doble de agua que de quinoa y la media pastilla de caldo de verduras durante unos 15 minutos. Hay que estar pendiente hacia el final de remover y agregar agua si hace falta para que termine de absorber el agua sin quemarse ni pegarse. Lo cambiamos de recipiente y lo dejamos reposar para que se enfríe; no le hace falta aliño.

2. Preparamos el relleno. Cortamos en bastoncitos las verduras y en mitades los palitos de cangrejo. La salchicha la cocinamos con un poco de aceite en una sartén y yo personalmente, una vez está cocinada, le retiro la piel. La partimos por la mitad.





3. El arroz para sushi queda pegajoso, pero la quinoa no, así que mi truco para que se agarre al alga es untar primero con queso cremoso.





4. Sobre el queso repartimos una capa de quinoa, pero que no nos quede demasiado gruesa. Dejamos libres los 3 cm superiores.





5. Ahora tocar colocar el relleno que hayamos escogido. Yo hice 2 de surimi y 2 de longaniza filipina. El relleno lo colocamos centrado, pero más cerca de nosotros que del borde sin quinoa. Ponemos tiras de zanahoria, ajete, pepino, aguacate con unas gotas de limón y salchicha o surimi.



6. Procedemos con cuidado a enrollar ayudados de la alfombrilla de bambú. Entonces cortamos cada rulo por la mitad y cada mitad en 4 piezas. Al cortar utilizaremos el índice y el pulgar para sujetar ambos lados y evitar que se nos salga el relleno, ya que no queda tan prieto como con arroz.
* Servimos con salsa de soja y salsa agridulce de acompañamiento. 

 ¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano




Bergua*

miércoles, 15 de octubre de 2014

Ajoblanco de cacahuete + melón con jamón





El ajoblanco es una sopa fresquita de ajo, pan y almendras molidas. Se dice que nos llega a través de la gastronomía andalusí (de al-Ándalus), aunque también se dice que la receta puede tener origen en las gastronomía romana o incluso griega; en cualquier caso, es un plato de origen humilde. En épocas de escasez en las que las almendras eran demasiado lujo, se utilizaba harina de habas secas, y yo hoy, por no poder encontrar almendras, lo he preparado con cacahuete.
En algunas zonas de Granada es más líquido, para poder beberlo, y se acompaña de una "papa asá", es decir, una patata asada. Esa es la receta en la que me he inspirado. Otros acompañamientos típicos según la zona son anchoas, uvas moscatel y melón. Yo hoy acompaño de brochetas de melón con jamón serrano. Para 2-4, según si es parte de un menú o plato único, como nosotros nos lo tomamos para cenar:


  • 125 g de cacahuetes crudos y sin piel
  • 100 g de miga de pan (duro o nuevo)
  • 2-4 dientes de ajo 
  • 40 ml de aceite de oliva
  • 1 litro de agua fría
  • 2 cucharadas de vinagre de nuestro gusto, en mi caso vinagre de Casablanca, suave y dulzón.
  • Sal
Para la guarnición de patata:
  • 1-4 patatas grandes, según si se quiere mitad o entera por persona
  • Pimentón dulce o picante
  • Sal
Para la guarnición de melón con jamón:
  • 1 melón Galia pequeño o tajadas de cualquier otro melón
  • Lonchas de jamón serrano


La preparación:

1. La sopa se hace en un momento, así que lo que hay que preparar primero es la guarnición. La patata la metemos al horno precalentado a 220º envuelta en papel de plata y hasta que la podamos pinchar y atravesar sin dificultad, unos 40 minutos, según el tamaño.




2. Para las brochetas, abrimos el melón por la mitad y cortamos rodajas enteras de unos 2 cm de grosor. Retiramos la piel y las semillas y cortamos en dados.








3. Cortamos entonces tiras de jamón y envolvemos los dados de melón con ellas. 




 4. Vamos pinchando los dados envueltos en las brochetas y reservamos.

5. Vamos a por la sopa. Si nuestros cacahuetes tienen piel, les damos un hervor para retirarla con facilidad. Si el pan que vamos a usar es duro, lo ponemos a remojo en agua fría para que se hidrate (sin la corteza).



6.  Tradicionalmente se hace a mortero, pero este método moderno también funciona. En el vaso de la batidora metemos los cacahuetes y 2 dientes de ajo pelados para empezar; podemos añadir más ajo luego si nos gusta más fuerte. Batimos con parte del agua fría.


7. Incorporamos la miga de pan, la mitad del aceite, el vinagre, sal y más agua. Batimos para emulsionar.

8. Lo probamos y, si nos gusta más fuerte, añadimos también un par más de dientes de ajo. Vamos incorporando más aceite y batiendo y más agua según la consistencia que queramos y servimos bien frío junto con la guarnición que hayamos preparado, en nuestro caso la patata asada, servida con pimentón picante y sal, y las brochetas de melón con jamón.

* Esta sopa no se cuela porque sería un desperdicio de ingredientes y texturas. En el fondo del cuenco se nos quedará lo más pesado, así que antes de comérselo/bebérselo, hay que removerlo.

¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 

https://www.facebook.com/berguaricoysano

Bergua*