¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

domingo, 30 de noviembre de 2014

Tarta (lagkage) de chocolate blanco con escarcha de fresa


Hace unos días cumplí 28 y se me plantó en casa una panda de vikingos hambrientos con ganas de tapas. Me propuse hacer tal menú, que la tarta tenía que ser facilita y rápida de preparar, o me iban a faltar horas y brazos para hacerlo todo. Así que se me ocurrió esta combinación que triunfó entre los vikingos y apenas me costó preparar. La lagkage (tarta de pisos) es la tarta de cumpleaños por excelencia en Dinamarca, el relleno lo elige cada uno a su gusto. Te cuento mis secretos ;) 

  • 3 láminas de bizcocho redondas (se venden ya empaquetadas y cortadas, 240 g)
  • Para hidratar el bizcocho: 5 cucharadas de agua y unas gotas de agua de azahar.
El relleno y la cobertura:
  • Unos 250 g de chocolate blanco para fundir
  • 500 g de fresas congeladas
  • 1/2 vaina de vainilla
  • El zumo de 1/2-1 lima, al gusto
  • 40 g de stevia (o 90 g de azúcar corriente)
  • 60 g de agua
  • Opcional: 2 puñados de granola (muesli crujiente), en mi caso de vainilla y chocolate. Se vende como Crüsli o Cruesli. 
Para decorar:
  • Fruta fresca. Yo usé moras, pero pueden ser fresas por la mitad, frambuesa...
  • También hice un pequeño dibujo con colores comestibles para decorar galletas, aunque no lo recomiendo; no están pensados para hacer dibujos grandes y cuesta mucho. Pensaba hacer un dibujo mayor y me rendí. Aquí os dejo un ejemplo de decoración con chocolate puro, que sí funciona muy bien.



La preparación:


1. Ponemos el agua y la stevia en un cazo y lo llevamos a ebullición. Como la stevia es polvo, se diluye en seguida, así que, pasados 3 minutos desde el primer hervor, lo retiramos del fuego y reservamos.







2. Cortamos la vaina de vainilla por la mitad, la abrimos y sacamos las semillas con un cuchillo.





3. Batimos las fresas congeladas con el zumo de lima, las semillas de la vainilla y el almíbar. Nos quedará una deliciosa escarcha, a caballo entre el granizado y el helado. ¡Resístete y no te lo comas a cucharadas! La reservamos en el frigorífico.





4. A continuación ponemos agua a hervir en un cazo. Cuando alcance la ebullición, apartamos el cazo del fuego y metemos en el agua un cuenco resistente al calor. El agua no debe entrar en el cuenco en ningún momento. Echamos un poco más de la mitad de onzas de chocolate en el cuenco y removemos de vez en cuando. El calor residual las irá derritiendo.



5. Con la mezcla de agua y agua de azahar mojamos con cuidado la base del bizcocho. Sobre este vamos formando con una cucharada o un tenedor hilos de el chocolate fundido.


6. En cuanto el chocolate blanco se enfríe (un par de minutos), cubrimos con nuestra escarcha de fresa y lima. Sobre esta espolvoreamos con la granola, si hemos decidido incluirla. Aporta textura y sabor.


7. Seguimos el mismo proceso con el segundo piso de la tarta y humedecemos también la tapa, pero esta vez por debajo.

8. Ahora toca encargarnos de la cobertura. Si el chocolate se ha enfriado, volvemos a darle un hervor al agua (sin el cuenco dentro) y dejamos que el calor residual una vez más ablande el chocolate. Con ese chocolate y la ayuda de una espátula, cubrimos la superficie de la tarta.


9. Cubierta la tapa, repartimos la fruta y reservamos en la nevera para que nuestra escarcha no se derrita. Si vamos a dibujar, no decoramos con la fruta todavía; metemos la tarta al frigorífico durante unos 10 minutos, hasta que se enfríe en chocolate blanco y se pueda pintar sobre la superficie. Una vez pintado, colocamos la fruta y reservamos en la nevera. ¡Que la disfrutéis!



¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano




 Bergua*


jueves, 27 de noviembre de 2014

Quesadilla de espinacas y queso de cabra


Ayer me pilló el hambre por sorpresa, así que quería una receta que se preparara en menos de 15 minutos y que pudiera hacer con lo que tenía en casa. Así surgieron estas deliciosas quesadillas vegetarianas que te invito a que pruebes =) Si te gustan las quesadillas, échale un vistazo a estas otras, de gambas y guacamole. Para 2 personas:

  • 200 g de espinacas congeladas
  • 1 cebolla mediana
  • 2 puñaditos de nueces
  • 2 puñaditos de uvas pasas
  • 1 cucharadita de azúcar de caña
  • 2 tortillas grandes, integrales en mi caso
  • Nuez moscada
  • Pimienta de cayena
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • Queso de cabra. En mi caso de untar, pero puede ser de rulo o en cualquier otra forma.


La preparación:

1. Picamos la cebolla finito y la pochamos con una pizca de aceite y cubierta con un trozo de papel de plata a fuego medio-alto durante 3 minutos.

2. Entonces espolvoreamos con una cucharadita de azúcar, mezclamos, volvemos a cubrir con el papel de plata y le damos 6 minutos a fuego bajo-medio.


3. Cuando la cebolla esté tierna, incorporamos a la sartén las espinacas descongeladas* y escurridas. 

* Para descongelarlas rápido, las pongo en agua y les doy unos 4 minutos en el microondas en la posición de descongelar. Después las escurro bien.


4. Añadimos también las nueces picadas, las pasas, un poco de nuez moscada, un poco de pimienta de cayena y un poco de pimienta negra. Echamos también una cucharada de salsa de soja y mezclamos moviendo durante 2-3 minutos.



5. En una sartén limpia colocamos la tortilla y en una mitad servimos el relleno mientras dejamos que la tortita se caliente un poco a fuego medio.

6. En la otra mitad untamos de forma generosa el queso de cabra. Si no usamos queso de untar, sobre las espinacas repartimos el queso en trozos del mismo grosor.





7. Doblamos la tortilla sobre las espinacas y le damos unos 3minutos por cada lado a fuego medio-alto, hasta que quede dorada y ligeramente crujiente.







8. Entonces las sacamos del fuego y las cortamos por la mitad. Las podemos servir con yogur friego y con una ensalada.




¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano







 Bergua* 


domingo, 23 de noviembre de 2014

Frikadeller, 3 recetas danesas auténticas


Frikadeller es el nombre de unas albóndigas con más pinta de hamburguesa típicas del norte de Europa, en concreto Escandinavia y Alemania. En Suecia, Finlandia y Noruega se conocen respectivamente como köttbullar, lihapulla y kjøttkake. Me atrevería a decir que albóndigas, ya sea de carne, de patata, de pescado o de verduras, se encuentran en todas las gastronomías, pero insisto en que esta es la receta tradicional danesa porque mi suegro, que es danés, me enseñó en su día a preparar 3 versiones: la tradicional, la express y su receta particular. 
Personalmente, yo los hago al horno, que es más sano, pero lo dicho, os traigo las de mi suegro ;) Se comen durante todo el año, pero ahora que se acerca la Navidad, se sirven especialmente con patatas hervidas, salsa marrón y col lombarda encurtida. ¡Vamos allá!



1. La tradicional

  • 500 g de picadillo de carne, mitad ternera, mitad cerdo.
  • 1 cebolla mediana
  • 1 huevo (2 si son pequeños)
  • 2-3 cucharadas de harina
  • 2-3 cucharadas de pan rallado
  • 1 dl de leche
  • 1 cucharadita de sal gruesa
  • Pimienta negra al gusto
  • 25 g de mantequilla y 1-2 cucharadas de aceite para freír


La preparación:


1. Picamos finito la cebolla y la mezclamos con el huevo, la leche, la harina, el pan rallado, sal y pimienta. 



2. Añadimos el picadillo y mezclamos bien con una cuchara de madera durante unos minutos para que la masa tome forma. Si tenemos tiempo, lo dejamos reposar en la nevera durante 20-30 minutos.


3. Con una cuchara formamos los frikadeller sobre la palma de la mano hasta que queden ovalados. Todos del mismo tamaño para que se cocinen al mismo ritmo.


4. En una sartén calentamos a fuego vivo primero la mantequilla y en seguida el aceite. El aceite ayuda a que la mantequilla no se queme.

5. Entonces metemos las albóndigas a la sartén. Para controlar el tiempo de cocción, seguiremos un orden concreto: Colocamos la primera albóndiga en el borde de la sartén y recordamos que es la primera. A partir de esa, colocamos el resto hacia la derecha, todas junto al borde. 



6. Les damos unos 3 minutos por cada lado. Cuando estén listos de un lado, empezamos a darles la vuelta empezando por el primero que metimos a la sartén y de ahí en el orden en que los metimos hasta el último. Para la cara B, bajamos un poco el fuego. 


2. Los frikadeller de mi suegro, Bent


  • 150 g de picadillo de ternera, 350 g de picadillo de cerdo.
  • 1 cebolla mediana, cebollino o puerro
  • 1 huevo (2 si son pequeños)
  • La molla de 1 rodaja de pan de molde integral (la corteza no)
  • 1 y 1/2 dl de agua carbonatada o casera (danskvand)
  • 1/2 pastilla de caldo concentrado de verduras
  • 1 cucharadita de sal gruesa
  • Pimienta negra al gusto
  • 25 g de mantequilla y 1-2 cucharadas de aceite para freír


La preparación: 



1. Picamos finito la cebolla y la mezclamos con el huevo, el agua carbonatada, la molla de pan de molde, la 1/2 pastilla de caldo de verduras, sal y pimienta. Dejamos que el pan se empape y la pastilla de ablande durante unos 5 minutos.



2. Añadimos el picadillo y mezclamos bien con una cuchara de madera durante unos minutos para que la masa tome forma. Si la masa está muy húmeda, rectificamos con 1 cucharada de pan rallado. Se prueba en crudo por si hubiera que rectificar de especias. Lo dejamos reposar en la nevera durante 20-30 minutos.


3. Con una cuchara formamos los frikadeller sobre la palma de la mano hasta que queden ovalados. Todos del mismo tamaño para que se cocinen de forma uniforme.


4. En una sartén calentamos a fuego vivo primero la mantequilla y en seguida el aceite. El aceite ayuda a que la mantequilla no se queme.

5. Entonces metemos las albóndigas a la sartén. Para controlar el tiempo de cocción, seguiremos un orden concreto: Colocamos la primera albóndiga en el borde de la sartén y recordamos que es la primera. A partir de esa, colocamos el resto hacia la derecha, todas junto al borde. 



6. Les damos unos 3 minutos por cada lado. También podemos girarlas sobre los laterales para que se cocinen de forma más uniforme. Cuando estén listos de un lado, les damos la vuelta empezando por el primero y siguiendo el orden en que los metimos hasta el último. Para la cara B, bajamos un poco el fuego. 



3. Frikadeller express


  • 400 g de salchicha medister (salchicha gruesa danesa de carne de cerdo, pimienta de jamaica, clavo, sal y pimienta negra)
  • 25 g de mantequilla y 1-2 cucharadas de aceite para freír


La preparación:

1. No tiene misterio: Cortamos la punta de la tripa para sacar el contenido. En una sartén calentamos a fuego vivo la mantequilla y el aceite y de la tripa vamos sacando albóndigas de unos 6 cm.





2. Les damos unos 3 minutos por cada lado; bajamos el fuego un poco una vez les demos la vuelta. Y listos para servir =)




¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano


 Bergua*





viernes, 21 de noviembre de 2014

Trufas de aguacate y garbanzos


Aquí venía yo, preparada para inventar la rueda, con la idea de hacer unas trufas de aguacate y garbanzo, cuando se lo comento a una amiga y me cuenta que esa idea la vio ella en un libro hace años. Así que he investigado y me he encontrado con que sí, es una receta de la Thermomix. Pero hoy os demuestro que no hace falta más que una batidora para tenerla lista en un momento. Para 30 trufas del tamaño de una nuez:


  • 1-2 aguacate (el mío era gigante)
  • 250 g de garbanzos cocidos (escurridos)
  • 2 cucharadas de aceite suave
  • Zumo de 1/2-1 limón, al gusto 
  • 20-50 g de pan rallado
  • 1/2 cucharadita de sal marina
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo
  • 1/4 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra en polvo


La preparación:




1. Trituramos la pulpa del aguacate, los garbanzos cocidos y escurridos, 2 cucharadas de aceite, las especias y el zumo de 1/2 limón.





2. Probamos de sabor por si quisiéramos añadir más limón y añadimos 20 g de pan rallado. Trituramos de nuevo y comprobamos la consistencia. Para mi gusto sobra con 20 g, pero si os es difícil de trabajar la masa, podéis añadir.


3. Tomamos un poco entre 1/2 y 1 cucharada de masa y le damos un poco de forma de bola con ayuda de otra cuchara. Pasamos por las semillas de sésamo y nos la ponemos en la palma de la mano.



4. Giramos moviendo en círculos una de las manos, dándole forma de bolita, y reservamos.

*El avocado se oxida muy fácilmente, por eso lo ideal es comérselas el mismo día, pero  si nos sobran, lo mejor es no dejarlas en contacto con el aire para que no se resequen. 




¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano


 Bergua*





domingo, 16 de noviembre de 2014

Plátanos en mole de Guatemala


El "mole" es una salsa de muchas especias, en la que la guindilla tiene una presencia especial. Normalmente se asocia a platos salados, sobre todo en México, pero el mole guatemalteco se diferencia por ser dulce. He de reconocer que la receta me sonó un poco rara al leer los ingredientes, pero la verdad es que funcionan. Lo mismo hasta me animo a hacer una tarta con este mole de relleno, porque creo que con una textura crujiente quedaría muy bien. 
Con este postre guatemalteco participo en la edición de noviembre de la ruta gastronómica de Cocinas del mundo. Rinde para 2-4 personas; yo digo que llena bastante, pero los vikingos para los que lo preparé se hubieran comido un cuenco más cada uno ;)



  • 100 g de chocolate puro (Un 80% de cacao)
  • 3 plátanos maduros (en la receta original se usa plátano macho)
  • 2 tomates de pera maduros
  • 2 cucharadas de semillas de sésamo
  • 1 cucharada de semillas de calabaza
  • 1/2-1 gundilla
  • 1/4 de rama de canela
  • 2 cucharaditas de polvo de vainilla/1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Azúcar al gusto



La preparación:

1. Pelamos los plátanos y los cortamos en diagonal en rodajas de 1 cm de grosor. La receta dice que hay que freírlas en aceite hasta dorarlas. No obstante, el plátano amarillo no resiste el calor como el plátano verde, así que tiende a ablandarse mucho. Está muy bueno igualmente, pero si queremos que conserve la forma y no encontramos plátano macho, también se puede hacer a la plancha.



2. En una sartén ponemos a tostar a fuego medio la canela, la gundilla y las semillas de sésamo y calabaza. Cuidaremos de que no se nos quemen.







3. A la vez ponemos los tomates cortados en 4 gajos a cocer en otra sartén hasta que se ablanden y la piel se arrugue.




4. Las onzas de chocolate las cubrimos con 1 vaso de agua hirviendo y removemos para que se vayan deshaciendo.

5. Trituramos muy bien las semillas, la canela, la guindilla, el tomate y el chocolate en agua.





6. Entonces colamos el chocolate para deshacernos de las semillas de la guindilla, la piel del tomate, los trocitos de canela y todo lo demás que sobre. El mole de chocolate en sí tiene un sabor fuerte, pero el plátano y el azúcar hacen que la combinación sea agradable.


7. El chocolate resultante lo vertemos en una sartén. Le añadimos la vainilla y azúcar al gusto. Entonces incorporamos el plátano y lo dejamos que hierba 5 minutos a fuego lento.

8. Ya sólo nos queda servir y decorar con unas semillas de sésamo espolvoreadas.



 ¡Buen provecho!


¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano



 Bergua*



sábado, 8 de noviembre de 2014

Calzone-flor


La calzone, pizza cerrada, es una de mis grandes favoritas, y hoy os propongo una presentación diferente, por aquello de variar y sorprender a nuestros niños, parejas, invitados... El relleno lo elegís vosotros. A mí personalmente me gusta la calzone de jamón york, mozzarella, tomate, orégano y albahaca y huevo. Esa es la clásica para mí. Pero hoy no ha tocado huevo y lo que hemos añadido han sido verduritas de sabor suave, champiñón y puerro, además de un toque de gorgonzola. ¿Cuál propones tú? Para 2 pizzas individuales:

  • Paquete de masa para pizza rectangular o cuadrada (400 g, 24 x 36 cm la mía)
  • 8-10 cucharadas de salsa de tomate  
  • Orégano y albahaca
  • Unos 150 g de queso mozzarella rallado
  • Unos 200 g de jamón york en tiras o en lonchas, al gusto
  • 3-4 champiñones
  • 1/2 puerro
  • Pimienta negra
  • 1/2 cucharada de aceite de oliva
  • Unos daditos de gorgonzola


La preparación:

1. Si vamos a incluir puerro y champiñones como yo, primero laminamos ambos ingredientes y los lavamos. Después los rehogamos con media cucharada de aceite caliente y pimienta negra hasta que queden tiernos. Reservamos y nos deshacemos del exceso de líquido, si lo hubiera.


2. Cortamos la masa por la mitad verticalmente. Extendemos tomate en un círculo grande alrededor del centro, como muestra la imagen. Sobre el tomate espolvoreamos con orégano y albahaca; repartimos el champiñón con el puerro y entonces cubrimos con la mozzarella y el jamón. Yo he repartido también unos daditos de gorgonzola.




3. El siguiente paso ya es cerrar la pizza. Doblamos cada una de las esquinas hacia el centro y las unimos. Espolvoreamos de nuevo con orégano y albahaca. 





4. Ahora ya sólo queda hornear a 220º durante unos 20 minutos, hasta que veamos la masa dorada y el queso fundido.


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook! 
https://www.facebook.com/berguaricoysano


Bergua*