¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

domingo, 24 de mayo de 2015

Huevos rancheros con aguacate y frijoles


Ayer me apetecía preparar algo rápido y sencillo, pero interesante. Todavía no había comido legumbres ni huevo esta semana, así que se me ocurrió hacer un rico plato para compartir de huevos rancheros; pero vamos, que si no quieres compartir, yo no se lo voy a contar a nadie ;) 
Este es un plato que se ha vuelto muy popular en México a la hora del almuerzo. La receta básicamente es un huevo frito sobre una tortilla de maíz con una salsa casera de tomate y guindilla, no tiene más, aunque yo la hago a mi manera, lo más sano posible. Hay quien añade picadillo de ternera, yo hoy añado frijoles; también se puede sustituir la ternera por soja granulada. Hay quien lo acompaña de arroz, pero yo con las tortillas ya tenía suficiente y he añadido un rico  y fresco aguacate en su lugar.
Al popularizarse el plato, la gente empezó a servirlo también con queso, con crema agria, con lechuga... Esto no es parte de la receta original, pero queda muy rico también ;)

  • 2 tortillas de maíz (en mi caso integrales)
  • 1 lata de frijoles cocidos (200-240 g netos)
  • 2 huevos
  • 1 aguacate maduro
  • 1 guindilla roja
  • Jalapeño al gusto
  • 2 tomates
  • 1 cebolla pequeña
  • 1-2 dientes de ajo
  • Cilantro fresco o en polvo
  • Sal y pimienta
  • Limón
  • Mi ingrediente secreto: sazonador para tacos (suelen llevar comino molido, cilantro molido, pimentón dulce o ahumado picante, pimienta de cayena, sal, ajo y cebolla en polvo, guindilla molida...)
  • Aceite de oliva
  • Opcional: perejil y/o cilantro fresco para decorar; yogur griego.



La preparación:

1. Trituramos el tomate, el ajo, la cebolla, el cilantro, sal, pimienta y 3/4 de la guindilla. No queremos batirlo, tiene que quedar troceado fino.


2. Lo ponemos a cocinar durante 10-15 minutos a fuego medio-alto con una cucharadita de aceite caliente, hasta que reduzca y se oscurezca un poco.


3. Calentamos una chispa de aceite (de un spray de cocina) en una sartén y en ella calentamos por los dos lados las tortillas. Sólo para darles algo de color y calentarlas, no hay que dejar que se pongan rígidas.

4. Servimos nuestra salsa de tomate y guindilla sobre las tortillas, que yo serví ligeramente solapadas.


5. Calentamos otra pizca de aceite (de un spray de cocina) en una sartén y freímos los huevos a fuego medio. Yo apenas uso aceite, pero para que se cocinen bien, caliento bien la sartén, cuando echo el huevo bajo el fuego a medio-bajo y al final lo subo de nuevo a medio/medio-alto. La yema no tiene que cuajar. Le damos un toque especial espolvoreando el huevo con mezcla de especias para tacos.

6. Servimos un huevo sobre cada tortilla. 

7. Los frijoles ya están cocidos, sólo hay que sacarlos de la lata, pasarlos por agua y escurrirlos. Yo además les di muy rápidamente un golpe de calor en la sartén donde había calentado las tortillas. En un lado de cada tortilla servimos los frijoles y los espolvoreamos con sazonador para tacos.


8. En el espacio de alrededor del huevo servimos trozos de aguacate rociados con limón.

9. Finalmente decoramos con trocitos de jalapeño y rodajitas del trozo de guindilla roja que nos quedaba, para dar color. Podemos dar otro toque de color con cilantro y/o perejil fresco.



¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano

Bergua*


viernes, 22 de mayo de 2015

Puros de espárrago con flor de salmón


Como entrante o como tapa, esta receta siempre triunfa. Y no sólo está buenísima, lo mejor es que es rapidísima y sencillísima de preparar. Yo la acompaño con una deliciosa salsa de mostaza, miel y eneldo y le queda que ni pintada. Como digo, es una receta muy sencilla, que se puede resumir en tres pasos, pero os la cuento con todo lujo de detalles y consejos:

  • 20 espárragos trigueros gruesos y largos
  • 10 hojas de masa filo o brick (personalmente para hacer al horno me gusta más la brick, que es una pizca menos seca y más fina, pero la diferencia es mínima)
  • 3-4 cucharadas de mantequilla
  • 250 g de salmón ahumado en rodajas

Para la salsa:

  • Empiezo por decir que no me gusta la mostaza sola. Por eso suelo hacer una de dos: Comprar una salsa dulzona de mostaza, miel y eneldo en el supermercado o mezclar la mostaza de miel que solemos tener en casa con eneldo. Si os gusta la mostaza, también podéis mezclar la que soláis comprar con miel a mano y añadir eneldo.


La preparación:

1. Lavamos los espárragos y cortamos el extremo duro.

2. Los cocemos al vapor durante 2-3 minutos desde que el agua rompa a hervir. Mejor taparlos para acelerar el proceso. También se pueden hervir en el agua, pero al vapor conservan mejor los nutrientes.Los dejamos que se sequen y enfríen un poco.



3. Las hojas de masa que tenía para hoy tenían forma triangular, también pueden ser redundas o rectangulares, para esta receta nos da igual. Como las hojas son demasiado grandes para un espárrago, las corto por la mitad. La masa que no estemos usando la dejamos en el paquete y tapada con un trapo para que no se seque. Si nos sobra, la guardamos en una bolsa o un recipiente de cierre hermético en el frigo.

4. Derretimos la mantequilla en el microondas sin dejar que llegue a hervir y pincelamos la masa con ella (sin pasarnos, es para que actúe como pegamento).


5. Enrollamos la masa sobre el espárrago, tensa pero sin romperla. Si hace falta pincelamos un poco más al final para sellar. Los vamos colocando sobre papel de horno en una bandeja para horno. Cuando los tengamos todos envueltos, los pincelamos un poco por encima con lo que nos quede de mantequilla.


6. Cubrimos las puntas con papel de plata para que no se quemen. Horneamos en el horno precalentado a 180º durante 8-10 minutos, hasta que la masa tome colorcito.


7. Cortamos trozos de las rodajas de salmón, no hace falta que sean del mismo tamaño ni tengan la misma forma. Los enrollamos con gracia de forma que parezcan florecitas. Los colocamos alrededor de los puros de espárrago.


8. Finalmente servimos el conjunto con la salsa aparte para que se sirva cada uno.

¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano




Bergua*

martes, 19 de mayo de 2015

Muhammara: pasta siria de pimiento y nueces


Esta es una rica pasta originaria de Alepo que no había comido desde el 2007, cuando visité Siria y me terminé de enamorar del mundo árabe. Hace unos días Inma me pasó la receta y esa misma tarde la preparé en casa. 
Cada maestro tiene su librillo y con el muhammara محمرة no es distinto. En muchos sitios lo encharcan literalmente en aceite, pero a mi personalmente eso no me gusta, así que prefiero decorarlo con unas hojitas de menta y, si quiero añadir líquido durante la preparación, añado un par de cucharadas de granadina, sirope de granada o incluso zumo de granada. En cuanto a la pimienta de Alepo, es una guindilla especial que aporta acidez, dulzor y hasta un toque casi ahumado. Se utiliza mucho en la cocina turca. Os propongo cómo sustituirlo si no lo encontráis. Es un aperitivo genial, pero también se usa como acompañamiento para carne.

  • 300 g de pimiento rojo
  • 100 g de nueces
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1/2 cucharadita de pimienta de Alepo o bien pimentón picante o bien pimentón dulce y pimienta de cayena
  • 1/4 cucharadita de canela
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra y blanca
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 50 ml de aceite (mi elección; las recetas originales pedirían por lo menos 100 ml)
  • 4-5 hojitas de menta
  • Ocional: 1-2 cucharadas de granadina o sirope de granada
Para acompañar:
  • Bastoncitos de verdura 
  • Pan de pita


La preparación:

1. Abrimos los pimientos por la mitad y los vaciamos. Entonces los asamos en el horno precalentado a 200º durante 30-40 minutos, según el tamaño.

2. No hace falta que los pelemos completamente, pero retiramos la piel que se haya quemado y la que se desprenda fácilmente. Echamos el pimiento al vaso de la batidora.



3. Añadimos al vaso de la batidora el limón, el ajo prensado o picadito, el pan rallado, las especias, el aceite y las nueces, que podemos tostarlas un poquito a fuego lento en una sartén (sin aceite).



4. Batimos hasta obtener una crema tipo puré, pero más denso. Decoramos con hojitas de menta, con granos de granada, con más pimienta de Alepo... Al gusto. Entonces lo dejamos enfriar en la nevera hasta el momento de servir, ya que cuanto más frío, más rico.



5. Finalmente lo servimos con los bastoncillos de las verduras que queramos y triángulos de pan de pita. 

¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano



Bergua*


domingo, 17 de mayo de 2015

Qataif: tortitas libanesesas rellenas


No hago dulces muy a menudo, pero los dulces árabes son en mi opinión la forma perfecta de hacer una excepción ;) Hoy os traigo estos قطايفtortitas libanesas rellenas de ricota dulce y espolvoreadas con pistachos las unas y con avellana y canela las otras. Es mi aportación a la parada del mes de mayo de Cocinas del mundo.



Que conste que los qataif no son exclusivos del Líbano, son típicos de Ramadán en todo el Oriente Medio; lo que cambia es el relleno y la presentación (abiertos o cerrados). El queso más utilizado es akkawi, pero también funcionan bien el ricota y la mozzarella fresca rallada; en otros lugares utilizan una crema pastelera (ashta). En cuanto a los frutos secos, yo he elegido pistachos y avellanas, pero se hacen también con nueces y almendras, por ejemplo. Es común aromatizar la masa y/o el relleno con agua de rosa o agua de azahar. Incluso hay quien mezcla los frutos secos con coco rallado o con canela, como yo he hecho con la avellana. También es común bañarlos en almíbar pero yo he hecho una versión un poco menos decadente, aunque dulce y deliciosa también. La tortita en sí recuerda mucho al baghrir o rghayif marroquí.

Casi tiro la toalla con esta. Había visto este vídeo de todo un profesional de los qataif callejeros y veía que a mí no me quedaban las tortitas tan lisitas y redondas como a él, pero a medida que he ido haciendo más, le he ido pillando el truco y al final nos ha quedado una buena bandeja para nosotros y otra bandeja para regalársela a los vecinos ;) En total han salido 20 de un diámetro de 8-10 cm.

Para las tortitas:
  • 140 g de harina
  • 85 g de sémola fina (la del cuscús marroquí o el tabule)
  • 1/2 cucharadita de levadura (seca de panadero) activa instantánea  
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 1 cucharada de azúcar blanco
  • Un pellizco de sal
  • 500 ml de agua caliente
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de agua de azahar
  • Aceite vegetal para freír
  • Opcional: sirope de arce (lo explico en el paso 6)
Relleno:
  • 250 g de ricota
  • 2-4 cucharadas de azúcar glas
  • Zumo de lima al gusto (aprox. 1/2 lima)
  • 50 g de pistachos sin sal (peso sin corteza)
  • 50 g de avellanas sin sal
  • opcional: 1-2 cucharaditas de canela en polvo


La preparación:

1. Tamizamos la harina y la mezclamos con la sémola. Añadimos los dos tipos de levadura, la sal, el azúcar, el extracto de vainilla, el agua de azahar y el agua caliente. Batimos a mano. Queda más bien líquido, pero lo dejamos fermentar durante 30 minutos y veréis cómo toma consistencia.



2. Mientras tanto mezclamos el ricota con el azúcar glas y el zumo de lima y lo reservamos en la nevera.


3. Preparamos también el polvo de frutos secos. Podemos hacerlo a mortero o con la trituradora, primero los pistachos y después las avellanas, cada uno por su parte. Si nos apetece mezclamos las avellanas una vez picadas con 1-2 cucharaditas de canela en polvo.


4. Pasados los 30 minutos de reposo de la masa, calentamos a fuego medio 2 cucharadas de aceite vegetal en una sartén. Bueno, el que tenga la suerte de tener plancha para tortitas o crepes, que no se prive ;) Vertemos 2 cucharadas tratando de darles forma circular y le damos 1 minuto y 1/2 a cada uno por sólo una cara. En la cara de arriba se abrirán "burbujas" de aire y la cara de abajo tomará colorcito y quedará lisa.



5. Cuando ya tengamos la tortita lista, soplamos para que se enfríe un poco y juntamos los bordes como si fuéramos a cerrarla por la mitad, pero sin llegar hasta el final; tiene que quedar como un conito. 

6.* Es opcional, pero ya que no los sumergí en sirope después, los pinté con un poco de sirope de arce antes de cerrarlos, así siguen jugosos mientras cocinamos el resto.


7. Ahora queda rellenar de queso nuestros qataif con cuidado y una cucharilla. 




8. Por último espolvoreamos el queso que queda a la vista con los frutos secos. Hacemos algunos con avellana y canela y otros con pistacho.





¡Y ya tenemos nuestras delicias libanesas listas! Mi receta es el resultado de combinar las que más me han gustado de internet y de los consejos de la madre de un amigo que los ha preparado durante años en Ramadán, pero aquí os dejo una de las recetas originales en las que más me he fijado.


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano



Bergua*


jueves, 14 de mayo de 2015

Pastel rústico filo de salmón, queso cottage y calabacín


Este es un delicioso y humilde pastel rústico, y digo rústico porque no tiene una apariencia elegante, pero te hará bien y está REQUETEBUENO. Lo improvisé con sobras de salmón y de masa filo; añadí un poco de verde, queso fresco y muy bajo en calorías, y especias para entonar los sabores. ¿El resultado? Nos relamimos de gusto ;) Lo devoramos junto a una ensalada de canónigos, tomates cherry, nueces y vinagreta de mostaza, miel y eneldo. Para 2:

  • 5 hojas de masa filo (yo usé masas triangulares de yufta, masa filo turca que me quedaban de una receta anterior, pero la forma da igual)
  • 250 g de queso cottage 
  • 1 calabacín (aprox. 250 g)
  • 200 g de salmón fresco sin espinas ni piel
  • La ralladura de la piel de 1/2 limón
  • 1-2 cucharadas de mantequilla
  • Orégano
  • Sal y pimienta


La preparación:

1. Ponemos a precalentar el horno a 180º. Mientras tanto preparamos la base del pastel. Derretimos una cucharada de mantequilla en el microondas sin dejar que hierva. Con un pincel de cocina untamos el molde para el pastel para que no se nos pegue a la base. 


2. Untamos también con mantequilla la primera hoja de filo y la colocamos en el molde que hayamos elegido. El mío es un corazón de silicona que mide 160 cm de largo y 160 de ancho en la parte más ancha. Hacemos lo mismo con el resto de hojas, pero las colocamos en diferentes direcciones, de modo que siempre sobresalga masa por todos lados. Podemos doblarla un poco por los bordes con las manos si queremos.


3. Ahora vamos a darle por separado un primer horneado al salmón, que habremos salpimentado, y a la base del pastel (no se suele inflar, pero podemos poner garbanzos o algo así en la base para asegurarnos). Horneamos durante 5 minutos en el horno precalentado a 180º.


4. Pasados 5 minutos, sacamos ambas cosas del horno. Servimos 2-3 cucharadas de queso en el fondo del pastel y espolvoreamos con la mitad de la ralladura de piel de limón. 



5. Desmigamos el salmón. No estará cocinado del todo, pero tampoco crudo. Servimos el salmón desmigado sobre la base y salpimentamos de nuevo si pensamos que le hace falta. 


6. Entonces toca el calabacín. Podéis rallarlo, picarlo o lo que queráis. Yo hice espagueti con él y con los espagueti hice pequeños nidos que fui repartiendo por la superficie. Nos gustó mucho cómo quedó. Si hacéis espagueti, recordad que el centro del calabacín no se usa, lo guardamos para otra receta.


7. Cubrimos con el resto del queso, generosamente. Espolvoreamos con el resto de la ralladura de piel de limón y con un buen orégano.


8. Horneamos de nuevo, durante 10 minutos esta vez. Lo dejamos reposar un par de minutos y ya podemos desmoldar y atacar =)


¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano




Bergua*


martes, 12 de mayo de 2015

Mini calabacines de pizza


¿Te has propuesto comer sano pero te ha entrado antojo de pizza? ¡No te prives! Con esta receta te vas a relamer de gusto, te quitarás el hipo y tendrás la conciencia tranquila ;) Ponles el relleno de tu pizza favorita, hoy te cuento cómo hago este sencillo relleno de mozzarella fresca, jamón, albahaca, orégano y tomate, es decir una margarita con jamón. para 2-4, según si es plato único o para compartir.


  • 5 mini calabacines (son del largo de una cucharilla)
  • 3 cucharadas colmadas de salsa de tomate para pizza 
  • 75 g de mozzarella fresca
  • 100 g de jamón york en tiras
  • Albahaca 
  • Orégano
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva

La preparación:

1. Lavamos los calabacines y los cortamos por la mitad longitudinalmente. No cortamos el tallo porque así queda más bonito, aunque no se come.



2. Hacemos un corte superficial a lo largo de cada mitad (sin cortar a través) y con un spray de cocina echamos un poco de aceite sobre cada mitad. Salpimentamos y les damos 25 minutos en el horno precalentado a 190º.

3. Pasado ese tiempo vaciamos con cuidado cada mitad con ayuda de una cucharilla. Reservamos la carne.


4. Troceamos la carne de los calabaciones en daditos y la mezclamos bien con las 3 cucharadas generosas de salsa de tomate. Es importante usar una salsa de tomate buena, y por buena quiero decir que no tenga demasiada agua y que tenga un sabor que nos guste.

5. Troceamos también la mozzarella y el jamón y lo mezclamos bien con el calabacín y el tomate. Yo además piqué un par de rodajas de jalapeño para animar la cosa. Añadimos orégano y albahaca y volvemos a mezclar.


6. Con una cuchara vamos rellenando los calabacines generosamente y les damos otros 5-10 minutos a 200º. El objetivo es que el queso quede fundido y el calabacín acabe de cocinarse. ¡Y a disfrutar mintras están calientes!



¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano




Bergua*



domingo, 10 de mayo de 2015

Tomates rellenos de atún y huevo


Estos tomates son fáciles de preparar y te pueden solucionar un entrante o una cena ligera, que apetece más ahora en primavera y en verano. Con la cantidad de relleno que hice, me sobró suficiente para rellenar otros 2 tomates, pero depende también del tamaño de los tomates ;)

  • 5 tomates de buen tamaño 
  • 160 g de atún
  • 3 huevos 
  • 1/2 cebolla pequeña
  • 50 g de camarones (también pueden ser 4 palitos de cangrejo)
  • Opcional: 2 cucharadas de mayonesa
  • Orégano y/o albahaca
  • Sal y pimienta
  • Opcional: maíz dulce
  • Para decorar: Unas hojitas de perejil fresco



La preparación:

1. Cocemos los huevos (huevo duro) y los dejamos enfriar.

2. Lavamos los tomates y les hacemos un corte muy superficial en forma de cruz en el culo para escaldarlos.

3. Ponemos agua a hervir y sumergimos los tomates en el agua hirviendo durante 20-25 segundos. Los sacamos y los pasamos por agua fría.


4. Así será muy fácil pelarlos. Tiramos de la piel donde habíamos hecho el corte en forma de cruz. Normalmente dejo la piel de las verduras porque tiene muchas vitaminas, pero para esta receta es más agradable sin ella.

5. Cortamos la parte superior del tomate, donde se unía al tallo.  

6. Vaciamos con ayuda de una cucharilla y con cuidado de no romper las paredes. Las pepitas y el jugo que sacamos del interior, las reservamos. (Si hay mucho jugo tiramos un poco).


7. Troceamos lo que hemos sacado de los tomates y lo mezclamos con el atún escurrido, las gambas y el huevo picados, la cebolla picada, sal, pimienta y orégano o albahaca. Lo mezclamos todo bien y lo terminamos de ligar con la mayonesa.


8. Rellenamos los tomates con la mezcla, decoramos con una hojita de perejil y los dejamos enfriar al menos 30 minutos, cuanto más, mejor, ya que los sabores se entremezclan y frío está mejor.



¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano



Bergua*