¡Sígueme! =)

¿Te aviso cuando actualice?

miércoles, 29 de julio de 2015

Sopa coreana de pepino: oi-naengguk


Una sopa ideal para el verano. No sólo es sanísima y facilísima de hacer, sino que además es súper refrescante. Lo curioso es que es un plato coreano, de la magnífica Maangchi, pero los tomates cherry no son parte de la receta original; vienen de cuando Maangchi fue de viaje a España y probó el gazpacho andaluz. Le gustó tanto la idea que pensó que, a partir de entonces, su sopa de pepino coreana llevaría también tomates en homenaje al gazpacho andaluz. Así que yo hoy le rindo homenaje a Andalucía y a Corea con esta rica sopa llamada oi-naengguk =) 
En su receta ella dice que es para 4 porque normalmente se sirve como guarnición junto con muchos otros cuencos de cosas ricas, pero nosotros nos lo tomamos como primer plato y nos la acabamos entre 2.

  • Aprox. 350 g = 1 pepino tipo inglés u holandés (de los que casi no tienen semillas)
  • 1 diente de ajo 
  • 1 ajete
  • 1/2 guindilla fresca (1 cucharadita)
  • 1 y 1/2 cucharadita de sal
  • 1-2 cucharaditas de salsa de soja
  • 2 cucharaditas de azúcar (en mi caso azúcar moreno)
  • 4 cucharaditas de vinagre (de vino blanco, de arroz, de manzana, marroquí...)
  • 10 tomates cherry (los míos de colores)
  • Unos 250 ml de agua fría
  • 8 cubitos de hielo
  • 2 cucharadas de semillas de sésamo




La preparación:

* Esta sopa se sirve bien fría, así que lo mejor es que todos los ingredientes estén en la nevera hasta el momento de usarlos.

1. Tenemos que cortar el pepino en forma de cerillas. Para eso lo cortamos entero en rodajas diagonales finas. Conservamos la piel porque ahí se concentran todas las vitaminas ;)


2. Cuando tengamos todas las rodajas, amontonamos 5-6 y las vamos cortando en tiritas finas, como decía, tiene que quedar como cerillas. Reservamos en cuenco. ¡No escurráis el pepino!


3. Picamos finito el ajete y el diente de ajo, cortamos también la guindilla y lo añadimos todo al pepino.


4. Añadimos entonces la sal, el azúcar, la salsa de soja y el vinagre. Removemos con cuidado hasta que se disuelvan la sal y el azúcar.

5. Incorporamos entonces el agua y los cubitos. Cortamos los tomatitos y los añadimos también.


6. Ya sólo nos queda espolvorear con las semillas de sésamo; se pueden tostar un poco antes si queremos, yo esta vez no lo hice, pero queda mejor. Les damos un repaso en el mortero para desprendan el olor y el sabor a semilla y fruto seco y espolvoreamos la sopa con ellas. ¡Servir bien fría y justo después de hacerla!



¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano




Bergua*



viernes, 24 de julio de 2015

Limonada de melón

 

¿Te gusta el limón tanto como a mí? Pues añade una tajada de melón, una gota de edulcorante y tienes esta deliciosa limonada antioxidante que te va a hacer mucho bien al cuerpo =) 

El limón nos aporta mucha vitamina C y es por eso un antioxidante natural, de ahí que se frote contra el aguacate, la manzana y la alcachofa, por ejemplo, para que no se pongan negros. También es rico en minerales, sobre todo en potasio, como los plátanos. También nos aporta calcio, magnesio y fósforo, entre otros minerales.
¿Qué supone todo esto para nuestro organismo? Pues que además de ser muy refrescante, es remineralizante, diurético y cicatrizante; ayuda con la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos. También es desinfectante, así que ayuda a combatir las toxinas allá donde se encuentren en nuestro organismo; ayuda a disolverlas y expulsarlas.
Total, que te hace mucho bien y, si te gustan los cítricos como a mí, además es  placer tomarlo.

  • 2 limones
  • 2 tajadas pequeñas de melón o 1 grande (yo usé Galia, que es un melón pequeño)
  • Un par de gotas de edulcorante líquido
* Los limones y el melón tienen que estar bien fríos.



La preparación:

1. Retiramos la piel y las pepitas de la tajada/las tajadas de melón. Las metemos al vaso de la batidora u otro vaso donde podamos batir.

2. Exprimimos los limones sobre el limón. Yo lo hice apretando a mano.


3. Batimos, añadimos una gota de edulcorante, batimos un segundo, probamos y decidimos si está lo suficientemente dulce para nuestro gusto. A mí me gusta más bien ácido, pero siempre se puede añadir más edulcorante.


¡Y ya está! Servimos y nos lo tomamos bien frío, incluso podemos añadir un par de cubitos, pero yo me lo bebo tan rápido que no vale la pena jeje



¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano


Bergua*



domingo, 19 de julio de 2015

Ensalada de verano senegalesa: Saladu awooka àk mango


Para este mes, en Cocinas del mundo nos ha dado un billete abierto a destinos veraniegos y yo reservé inmediatamente para visitar Senegal y comerme esta riquísima ensalada de verano hecha de mango, aguacate, naranja, lima y jalapeño. Ni que decir tiene que es fresquísima y está llena de sabor y va genial con por ejemplo un pescado a la plancha; en casa nos lo comimos con un rico salmón. 


¿Por qué Senegal? África ha sido siempre mi continente favorito y desde el 2008 Senegal está en mi lista de destinos pendientes. Y es que ese fue mi último año de carrera en España y en mi tiempo libre trabajaba como profesora voluntaria de alfabetización y español para extranjeros en la Cruz Roja de Castellón. Esas clases me marcaron, tanto personal como profesionalmente. Además de haber traído a mi vida a mi familia saharaui, me permitieron conocer a maravillosas personas de Senegal que me enseñaron mucho sobre su país, sus idiomas, su gastronomía y su forma de experimentar la vida. Por ello, esta receta se la dedico a Ibrahima, Daouda y Aliou y a mi hermano de corazón Moustapha.



Para 2-4 personas:
  • 1 mango maduro
  • 1 aguacate maduro 
  • 1/2-1 lima (al gusto)
  • 0,5 dl de aceite vegetal (de cacahuete, de colza o de girasol)
  • 1 naranjas pequeña
  • 1 jalapeño 
  • 2 cucharadas de perejil fresco
  • Sal marina
  • Pimienta recién molida
  • 2-4 cucharaditas de coco deshidratado rallado



* Hay diferentes variedades de mango y aguacate, algunas de ellas son verdes por fuera hasta cuando están maduros. Yo retiro la "tapita" y miro que el color de dentro sea verde. Para esta receta es muy importante que tanto el mango como el aguacate estén maduros para que la textura sea suave y dulce y cada bocado se nos deshaga casi en la boca.



La preparación:

1. En un cuenco mezclamos el aceite, el perejil picado, el jalapeño picado y sin semillas ni rabo, la sal y la pimienta y los zumos de naranja y de lima. Yo usé 1 lima entera y 1/2 naranja para el zumo, pero va al gusto. Batimos bien a mano.



2. Pelamos el mango y el aguacate, los cortamos en dados lo mejor que podamos (los de mango más grandes que los de aguacate) y los incorporamos al aliño que acabamos de preparar. Si tenemos tiempo, cubrimos el cuenco y lo dejamos enfriar 1 hora. Si no, procurad que todos los ingredientes estén fríos al empezar.



3. Pasamos el mango y el aguacate en su aliño al cuenco en el que vayamos a servir la ensalada. Añadimos la otra media naranja pelada y cortada en gajos/cuartos. Espolvoreamos si nos apetece con el coco rallado y la servimos bien fría.




¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano



Bergua*

viernes, 17 de julio de 2015

Berenjena coreana al vapor: Gaji-namul


¿No os ha pasado eso de probar un ingrediente que "no os gusta" en casa de un amigo, de viaje... y daros cuenta de que "así sí os gusta"? A mí me ha pasado mucho, así que creo que hay muy pocas cosas que no me gusten per se, pienso que es cuestión de cómo estén cocinadas. La cocina asiática, entre otras, nos da la oportunidad de probar ingredientes habituales con un abanico de sabores totalmente distinto. Por ejemplo, en esta receta llamada Gaji-namul, el aceite de sésamo, la salsa de soja, la salsa de pescado y el resto de ingredientes le dan un carácter nuevo a la berenjena.
Sirve como cena de plato único o como guarnición, ya que la berenjena funciona muy bien como substituto de la carne. La receta se la debo a la magnífica Maangchi y su libro con más recetas coreanas lo podéis consultar aquí (en inglés). Para 4 comensales:


  • 2-3 berenjenas coreanas (unos 450 g). Las coreanas son alargadas, más finas y lilas en lugar de morado oscuro. Se puede hacer con berenjena europea, pero entonces puede que sea mejor pelarla, ya que la piel es más gruesa que la de la coreana.
  • 1 cucharadita de salsa de soja
  • 1 cucharada de salsa de pescado (Nuoc mam, nam pla, ngan byar yay...)
  • 2-3 dientes de ajo picados
  • 2 ajetes picados
  • 1 cucharadita de copos de guindilla desecada (gochu-garu, hote pepper flakes). O copos de pimiento seco y pimienta de cayena.
  • 2 cucharaditas de aceite de sésamo
  • 2 cucharaditas de semillas de sésamo


La preparación:

1. Lavamos las berenjenas. Cortamos los extremos y las cortamos por la mitad a lo largo y después cada trozo a lo ancho de nuevo por la mitad. No se pelan porque la berenjena coreana tiene una piel fina y tierna que se puede comer sin problema.



2. Ya os he hablado en otras ocasiones de las formas de cocinar al vapor, podéis verlas aquí, por ejemplo. Para esta receta usé una vaporera metálica. Ponemos a hervir 2 vasos de agua en una olla mediana, colocamos la vaporera encima, cubrimos con cualquier tapa y cocinamos la berenjena hasta que esté blanda, entre 5 y 10 minutos, al gusto. A mí me gusta más la textura cuando está bien hecha. Después dejamos que se enfríe un poco.


3. Cuando la podamos tocar sin quemarnos, la cortamos o la rompemos en tiras y las pasamos a un cuenco. 

4. Tostamos en una sartén el aceite de sésamo y las semillas de sésamo. 

5. Mezclamos la salsa de soja, el ajo y el ajete picado, la salsa de pescado, los copos de guindilla, el aceite de sésamo y las semillas de sésamo. 



6. Rociamos la berenjena con la mezcla, removemos con cuidado para que se impregne toda la berenjena y listo. Se puede comer templado o frío.



¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano

Bergua*



sábado, 11 de julio de 2015

Pesto ligero al pimentón ahumado


Me gusta mucho el aroma que aporta el pimentón ahumado y me apetecía hacer una salsa en la que ese sabor fuera el protagonista, así que me puse a experimentar y os traigo este pesto de verduras y piñones dominado por el rico pimentón ahumado y picantón. Va genial con carne, con queso, con patatas o simplemente con una tostada. Además está tan bueno frío como caliente. Con estas cantidades salen unos 250 ml de pesto. Si lo conservamos en un tarro hermético, nos aguantará en el frigorífico hasta una semana ;)

  • 1-2 pimientos rojos (400 g)
  • 1 tomate (125 g)
  • 2 dientes de ajo
  • 20 g de piñones
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas colmadas de pimentón ahumado
  • 1 cucharada de cilantro fresco picado
  • Sal y pimienta

La preparación:

1. Precalentamos el horno a 200º y asamos el pimiento y el tomate lavados. Llevará unos 40 minutos, según el tamaño. Reservamos y dejamos que se vayan enfriando. Cuando los podamos manejar, los pelamos, retiramos las semillas y el rabo, los escurrimos y los echamos al vaso de la batidora.



2. En una sartén sin aceite tostamos un poco los piñones y el ajo, al que habremos dado un golpe seco con la cara del cuchillo para que se rompa y desprenda aroma. Con unos segundos basta, no hay que dejar que se quemen los piñones. Reservamos.



3.  En la misma sartén calentamos el aceite, añadimos el cilantro y el pimentón. Incorporamos de nuevo los piñones y el ajo y removemos constantemente durante 1-2 minutos para que no se queme el pimentón.


4. Entonces apartamos la sartén del fuego y añadimos el tomate y el pimiento, usándolos para "limpiar" la sartén y recoger todo el pimentón y el aceite; que no se nos quede nada en la sartén.


5. Vertemos en el vaso de la batidora el contenido de la sartén y trituramos al gusto (más o menos fino el puré). Por último salpimentamos al gusto también y listo.



¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano


Bergua*

miércoles, 8 de julio de 2015

Ubuntu, fiesta africana en Århus


El pasado 4 de julio participé en una fiesta africana aquí en Dinamarca, en la ciudad de Aarhus. Hubo representación de Tanzania, Ghana, Somalia, Uganda, Kenia... (La chica de la foto es keniata) Además de música y baile tradicional y un pase de modelos con moda africana para el verano, tuvimos la suerte de que la dulce Hedwig y su hermana nos prepararan para cenar varios platos ghaneses que hoy os quiero enseñar. 

El menú lleva el nombre del club donde todos los años tiene lugar la fiesta, V58. Veréis que la forma más habitual de cocinar en Ghana es freír. Los platos requieren normalmente procesos de cocción lentos, muchos ingredientes se hierven primero para después freírlos. La sal y el aceite vegetal son indispensables en la cocina ghanesa. 


Menú Ubuntu V58 2015


Shito, también conocida como "black sauce" (salsa negra): Es una salsa casera de guindilla desecada con gambas desecadas ahumadas, puré de tomate (o tomates frescos), cebolla, ajo,  aceite vegetal, jengibre fresco y sal. En cada poblado hay además de añadirle unas especias u otras. Es así de oscura cuando se prepara con pimientos oscuros (de color parecido a la ñora).




Después tenemos el arroz, imprescindible en la gastronomía subsahariana. En esta ocasión probamos 2 tipos:

Waakye: Arroz con judías. Es el de color más oscuro; el tono marrón lo adquiere porque las judías tiñen el agua de cocción en la que se hierven junto al arroz. Es un plato muy popular que se vende mucho en las calles de Ghana. Se toma sobre todo para desayunar y para almorzar y, aunque se puede comer solo, se combina a menudo con pescado, pollo o plátano frito, entre otras opciones. También es común cocinarlo con las hojas de una planta llamada sorgo o zahína, apodada mijo grande y maíz de Guinea (entre otros muchos nombres).

Jolley (se pronuncia algo así como "yolof"): A este, que es anaranjado, el color se lo da el puré concentrado de tomate. Lleva también tomate fresco, guindilla, curry y cebolla. 




Pollo frito ghanés: El pollo se marina en jengibre, ajo y cebolla. Después se cocina al vapor o hervido y finalmente se fríe. Hay variantes en las que se añade curry en polvo, y tomillo.



Guarnición de boniato: En principio se hierve, pero suelen darle un golpe de horno también.



Beef Stew: Estofado de ternera. La salsa es de tomate, pero la larga cocción (unas 2 horas) y el tipo de guindilla le dan un color oscuro y un sabor complejo y delicioso. También lleva cebolla, a menudo curry, tomate, jengibre, a veces verduras como zanahoria...




Spinach Stew: Estofado de espinacas. Huevo, cebolla, guindilla, por supuesto tomate y jengibre... Le sacan mucho partido a los mismos ingredientes ;)



Ensalada: Como otra cualquiera; había lechuga, pepino, repollo, zanahoria... Pero quería enseñaros el detalle de servir los tres tipos de pimiento para formar una bandera con los colores que en combinación mejor representan al continente africano =) Si tienes dudas de a qué me refiero, fíjate en esta lista de banderas africanas y lo verás ;)


¡Y eso es todo lo que comimos! Estaba riquísimo todo, en especial me gustaron el pollo frito y el jolley (el arroz anaranjado) en combinación con el boniato. Os dejo el cartel del evento:


Y de propina una foto mía de ese día y una foto de un niño guapísimo que estuvo haciendo las gracias de todos los que asistimos =)





¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano

Bergua*




domingo, 5 de julio de 2015

Sopa fría de pepino, menta y eneldo


Cuando publiqué mi receta de Mizeria, la ensalada polaca, alguien me sugirió que lo batiera e hiciera una sopa fría. Eso es precisamente lo que os traigo hoy, con algún añadido como el ajo y la menta =) Bien fresquita y ligera para estos días de verano. Os aconsejo servir unas rodajas de jamón serrano a la vez; le va que ni pintado ;) Para 2 personas:

  • 1 pepino de tipo holandés o 2 españoles (unos 350 g)
  • 250 g de yogur, yo usé Ayran, yogur turco con agua y sal. También vale el yogur griego, pero es más espeso.
  • 25 g de cebolla
  • 1 diente pequeño de ajo
  • 1/2 cucharada de vinagre de Casablanca o vinagre de vino blanco 
  • 1 cucharada de eneldo fresco
  • 1 cucharada de menta fresca
  • Sal y pimienta al gusto (yo no añadí sal porque usé yogur salado)
  • Opcional: Picatostes y jamón serrano, cubitos de hielo.

La preparación:

1. Lavamos el pepino, desechamos las puntas y lo cortamos en trozos grandes. La piel yo prefiero conservarla (salvo que esté estropeada) porque es donde se concentran la mayoría de vitaminas.

2. Vertemos en el vaso de la batidora el yogur e incorporamos el pepino, la cebolla pelada, el ajo pelado, el vinagre, el eneldo, la menta y la pimienta. Batimos bien. Lo probamos y rectificamos al gusto (más sal, vinagre, menta...)

3. Servimos y decoramos con unas hojitas de menta. Sacamos a la mesa los picatostes y/o el jamón serrano a la vez para quien quiera.


¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano





Bergua*

viernes, 3 de julio de 2015

Col puntiaguda gratinada con salsa de queso


Comer las verduras con queso es una forma genial para introducir verduras nuevas en nuestra dieta y aprender a disfrutarlas. Esta receta danesa es prueba de ello; cuando mi vikingo terminó de cenar, no se podía creer que acabara de devorar media col él solo. 

A esta col de forma cónica se le llama col puntiaguda, col o berza de Filder; en danés es spidskål. Es prima hermana del repollo blanco, pero tiene un sabor más suave y sus hojas son bastante más tiernas. Puede ser verdes y zuladas. Es una verdura muy típica del verano en Alemania y Dinamarca, aunque aparece ya desde la primavera. Mi receta esta basada en esta, aunque como siempre me he tomado licencias de autora, como no usar chorizo, añadir un toque de pimienta de cayena, reducir la cantidad de mantequilla y usar cheddar. Va genial como cena de plato único o como guarnición. Para 4 cuñas (para 2-4 personas):


  • 1 col grande (o 2 pequeñas)
  • 2 cucharadas de harina
  • 10 g de mantequilla
  • 2 dl de leche semidesnatada
  • 50 g de un queso cremoso ligero (p. ej. Philadelphia light)
  • La raspadura de 1 limón
  • 60-100 g de queso cheddar rallado
  • Pimienta de cayena al gusto
  • Sal y pimienta negra

La preparación:

1. Retiramos las hojas más grandes y cortamos la col en cuartos. 

2. A cada cuarto le cortamos la parte más dura, la del tallo, y la tiramos. Lo hacemos con cuidado para que no se desarme la cuña que hemos cortado.



3. Ahora vamos a escaldar los cuartos de col en agua hirviendo con un poco de sal durante 4 minutos. Ponemos el agua con sal a calentar al máximo y, cuando rompa a hervir, echamos los cuartos. Yo coloco las cuñas en un colador de acero inoxidable y lo introduzco en el agua. Así no se me desarman demasiado y no se me pierden hojas por la olla. Cuando estén, las dejamos que se escurran en el colador.



4. A la vez empezamos la salsa de queso crema. Para ello derretimos la mantequilla en un cazo. A ésta le añadimos la harina y mezclamos. 

5. Entonces añadimos la leche y cocemos a fuego medio unos 3-4 minutos sin dejar de remover (mejor con una cuchara de madera) para que se disuelva la harina y no se pegue la leche. 


6. Pasado ese tiempo añadimos el queso crema, la ralladura de limón, la sal y la pimienta negra. Seguimos removiendo hasta que espese, serán un par de minutos. Retiramos del fuego y reservamos.



7. Servimos las cuñas de col en un recipiente apto para horno y servimos la salsa de queso sobre cada una de ellas. 

8. Entonces espolvoreamos con el cheddar rallado y con pimienta de cayena al gusto.



9. Finalmente horneamos durante 20-25 minutos en el horno precalentado a 200º. El tiempo dependerá de lo caliente que esté el horno. ¡Y a disfrutarlas mientras están calientes!




¡Buen provecho!

¡Sígueme en facebook!

https://www.facebook.com/berguaricoysano



Bergua*